Institución Educativa Laurita Vicuña celebra 61 años de educación inclusiva

Sinfonía por el Perú colabora en celebración del aniversario de la IE 

La Institución Educativa Laurita Vicuña conmemora este 19 de noviembre su 61º aniversario con orgullo y una renovada apuesta por la educación inclusiva. Bajo la dirección de Beatriz Santiago Tucto, la institución se ha convertido en un faro de esperanza para los niños con necesidades educativas especiales.

Como la institución más grande de su tipo en términos de infraestructura, ocupando casi la cuadra completa del jirón Progreso, Laurita Vicuña destaca no solo por su tamaño sino por su profundo impacto en la educación temprana. «Día a día, forjamos niños, desarrollamos niños para que enfrenten los desafíos que estos milenios demandan», indicó la directora Tucto.

Decano de Ingeniería de la UNHEVAL informa sobre convenio con la UNI

Con 323 niños, 12 docentes, 6 auxiliares, tres administrativos y 12 asistentes de apoyo, la institución colabora con programas como Sinfonía por el Perú, enriqueciendo la educación de los estudiantes a través de la música y el arte. Precisó que la institución recibe orientación del Servicio de Apoyo y Asesoramiento a las Necesidades Educativas Especiales (SANE) para la inclusión.

«Tenemos 14 niños incluidos con condiciones como Trastorno del Espectro Autista (TEA), Asperger. El sane va orientando el trabajo con los niños, tenemos su visita semanal y dos vacantes de inclusión por cada aula», detalló.

Santiago Tucto resaltó que, si bien no existe en Huánuco un colegio específico de inclusión, en Laurita Vicuña se adaptan para atender a estos niños, logrando su participación en activities artisticas y danza durante el aniversario.

La directora pidió mayor sensibilización a los padres de familia para aceptar a sus hijos con habilidades diferentes. Asimismo, llamó a toda la sociedad huanuqueña a ser más humanos y apoyar la inclusión.

Dato:

Un aspecto particularmente destacado del enfoque de Laurita Vicuña es su naturaleza inclusiva, manteniendo orgullosamente dos vacantes por aula para niños con necesidades educativas especiales. «Estas vacantes están dedicadas a garantizar que nuestra institución siga siendo accesible para todos los niños, incluyendo aquellos con condiciones como el Trastorno del Espectro Autista (TEA) y el Síndrome de Asperger», afirmó Tucto