Un ejemplo a seguir

El valle del Monzón hasta hace menos de diez años era un pueblo sin ley, dominado por el terrorismo y narcotráfico. Signado como zona roja en ese entonces, muy pocas autoridades se aventuraban a ingresar por lo peligroso del área, incluso la Policía Nacional. Todo su territorio era cubierto por sembríos de coca, actividad usual y principal de todos los lugareños, pero paulatinamente esto ha ido cambiando.
En esa zona, gracias al trabajo de algunas ONG, los lugareños empezaron a dar pase a cultivos alternativos, como el café y cacao, al extremo de que sus cosechas hoy se están exportando y ofreciendo el exquisito café que tiene toda la provincia de Leoncio Prado.
Debido a su gran potencial de fuentes de energía alterna, como sus caudalosos ríos que bajan de sus cordilleras, la inversión privada por fin llegó a la zona y está a punto de culminar dos hidroeléctricas mientras otras ocho están en proyecto de construcción, lo que haría de nuestro departamento uno de los principales abastecedores de energía eléctrica del país y con ello obtendrá un ingreso por canon, que bien utilizado servirá para su progreso y desarrollo.
Es sabido ya que cuando es bien utilizada, toda inversión privada genera desarrollo en los pueblos. Con la inversión privada en Monzón se construirán mejores vías, hospitales y colegios para mejorar la atención a esta población olvidada. El Gobierno Regional informó que ha planeado proyectos para construir carreteras de penetración en este agreste valle; esperamos que se concretice pronto.
Este ejemplo de cambio cultural y de tipo de agricultura, de monocultivo al policultivo, ha hecho que el valle del Monzón empiece a desarrollarse. Que esto sirva a los demás pueblos de nuestra selva que fue azotada por el terrorismo y el narcotráfico, como modelo a seguir.

Ads Blocker Image Powered by Code Help Pro

Bloqueador de anuncios detectado!!!

Hemos detectado que está utilizando extensiones para bloquear anuncios. Por favor, ayúdenos deshabilitando este bloqueador de anuncios.