Se niegan a vacunarse

La Dirección Regional de Salud (Diresa) ha informado que son más de 102 mil personas las que se resisten a recibir las vacunas, especialmente la segunda dosis. Esta negativa genera mucha preocupación, no solo al sector salud, sino también a toda la región. Hablamos de ciudadanos entre 18 a 80 años, que de una u otra forma, se niegan a completar sus vacunas.

Como es del conocimiento, si una persona no tiene las vacunas completas, tampoco tendrá un sistema inmune lo suficientemente fuerte para estar protegido. Importante recordar, que de acuerdo a la información del Ministerio de Salud (Minsa), la primera dosis de la vacuna solo brinda una protección del 33% frente a los virus de la COVID. Sin embargo, si la persona es inoculada con las dos dosis, el nivel de protección llega hasta el 80%, por lo que su protección será más fuerte frente a las nuevas variantes.

Por otro lado, si no completa su vacunación, sus posibilidades de contagio se incrementan, como también aumentan los riesgos de requerir tratamiento más especializado. Pero eso no es todo, de incrementarse los casos de manera considerable, el gobierno se verá obligado a dictar normas de confinamiento. Y como ya lo hemos vivido, somos el país que ha pasado el confinamiento más extenso en todo el mundo, gracias al “lagarto Vizcarra”. Más de tres meses de “confinamiento voluntario”, que terminó por destruir nuestra economía.

Dicho esto, la mejor forma de evitar esto es vacunándose y respetando estrictamente los protocolos de bioseguridad, como uso de mascarilla y lavado de manos.

Para culminar, el gobierno central también ha estado radicalizando las medidas de prevención. Si bien es cierto que la vacunación no es obligatoria para nadie, resulta importante recalcar que una persona que no quiere recibir la vacunación tampoco tiene derecho a contagiar a otra persona.

Ante esto, las instituciones locales también se están sumando y están motivando a la población a recibir sus vacunas respectivas con la finalidad de que puedan portar su carnet de vacunación y acceder a los servicios y lugares privados sin restricciones. Recordemos que a partir del diez de diciembre no se podrá ingresar a los mercados, bancos, centros comerciales, o lugares de entretenimiento si es que no portan su carnet de vacunación, que es una forma de prevenir el contagio y de cuidar la salud de este pueblo. Por eso es que debemos hacer lo posible para concurrir a los centros de vacunación y hacer efectiva la vacuna y así asegurar nuestra sobrevivencia, asegurar que ya no haya más contagios.