La Danza de los Negritos: Tradición cultural en el juego del poder 

Humberto Baca, “Estamos en una lucha política donde los gobiernos locales y regionales se disputan, quién convoca más cuadrillas”

Sobre prohibición de yunzas en la vía pública, “El que norma es el primero en hacer el árbol en la calle, promovido por la Municipalidad”

En la ciudad de Huánuco, donde la danza de los Negritos se erige como un símbolo cultural, Humberto Baca Estrada, reconocido cultor de la cofradía “El doctorcito”, comparte sus perspectivas sobre la situación actual de esta tradición emblemática. Baca, en una entrevista reciente, expresó su preocupación por la transformación de esta práctica en un fenómeno más político que cultural.

“Hoy, las Cofradías de Danza de los Negritos han adquirido el título de Patrimonio Cultural de la Nación. Sin embargo, estamos en una lucha política donde los gobiernos locales y regionales se disputan, quién convoca más cuadrillas, quién aglomera a más cantidad de gente, pero no hay un objetivo claro”, señala Baca. La falta de enfoque en la promoción turística y la captación de visitantes es, para él, una oportunidad perdida. “Huánuco estaría lleno de turistas y el movimiento económico sería fabuloso, cosa que no se está dando en nuestra ciudad”.

Baca destaca la inversión significativa de la sociedad civil en estas danzas: “Una cuadrilla de negritos está integrada por no menos de 40 personas, y un integrante gasta no menos de 5 mil soles”. Con alrededor de 200 cuadrillas en Huánuco, Baca cuestiona la inacción de las autoridades competentes frente a este fenómeno cultural y económico. «No se trabaja para la promoción turística, no se trabaja para la captación de turistas, y en esto el gran perdedor es Huánuco», lamenta Baca.

Manipulación

Baca también aborda la necesidad de regulación y la creación de un comité regulador que involucre a la Iglesia Católica, Dircetur, el Ministerio de Cultura y la Municipalidad de Huánuco. La ciudad, con 188 manzanas y una cuadrilla por manzana, enfrenta desafíos de tránsito y seguridad ciudadana exacerbados por el crecimiento descontrolado de las cuadrillas. «Es momento yo creo de poner parámetros y dar requisitos para que las cuadrillas puedan frenar un poquito su crecimiento», sugiere Baca.

Baca critica la utilización de la danza de los Negritos como distracción frente a problemas más graves, como la crisis climática y la ineficiencia en la gestión del drenaje pluvial. “Estamos utilizando las calles con los negritos, pero ignoramos problemas mayores que nos afectan a todos”, apunta.

Contradricción

Baca también expresó que la municipalidad ha emitido una prohibición de eventos de cortamontes, mientras que simultáneamente promueve uno propio. Esta contradicción ha generado confusión y frustración entre los ciudadanos. «Hoy salió en un medio de comunicación un comunicado, un decreto de que está prohibido ya hacer fiestas en las calles. No va a haber autorizaciones, no va a haber permisos para hacer los llamados cortamontes, árboles o yunzas. Pero, sin embargo, ya está programado para el sábado 20 de enero, el primer arbolazo», comenta Baca Estrada, cuestionando la coherencia de las políticas municipales. “El que norma es el primero en hacer el árbol en la calle, promovido por la Municipalidad”, señala críticamente.

Trabajar unidos

Para mejorar la situación, Baca sugiere buscar alternativas que no entorpezcan el tránsito y aprovechar mejor los recursos turísticos de Huánuco, como su gastronomía y artesanía. «Debemos buscar a personas especializadas y promover un evento para el próximo año», propone.

«Tenemos universidades, tenemos institutos, tenemos CEOs, donde prácticamente esa gente puede darle pues alternativas de promocionar y vender el turismo de Huánuco», concluye Baca, destacando la necesidad de una reactivación económica diversificada y culturalmente enriquecedora para Huánuco.

La entrevista con Humberto Baca Estrada arroja luz sobre los desafíos que enfrenta la danza de los Negritos en Huánuco. Mientras se celebra como Patrimonio Cultural, la falta de una gestión adecuada y la politización de la tradición plantean preguntas críticas sobre su futuro y el impacto en la comunidad local.

Dato:

Al ser consultado sobre la gestión de las autoridades locales, Baca se muestra crítico. “Un año es suficiente para haber estado en investigaciones y promoviendo proyectos. Esperemos ver obras en beneficio de Huánuco y para el recurso de los padres de familia”, concluye.