Heiner Stienhans: La caminata Internacional de los Andes Huánuco – Pozuzo, es una “Caminata Premium”

Por Iraldia Loyola

A finales del mes pasado se desarrolló la «VI Caminata Internacional de los Andes Camino de Colonos y Arrieros Huánuco – Pozuzo», donde 73 caminantes y 12 arrieros recorrimos más de 45 km en 3 días, pasando de la sierra a la selva. En este año recorrió por segunda vez la ruta Heiner Stienhans, presidente de ECOSELVA, asociación alemana para la promoción de la conservación de la selva tropical y la biodiversidad. Hemos recorrido con él este camino y a nuestra llegada a Pozuzo conversamos sobre las propuestas de desarrollo para esta ruta importante, aquí la entrevista.

¿Qué le ha parecido la experiencia en esta caminata?

Estoy muy fascinado de la biodiversidad que hemos podido apreciar en estos días de caminata. La parte más interesante ha sido ver como es a un lado Tambo de Vaca, un pueblo en un sitio donde la vida no es fácil, con temperaturas en las mañanas bajo 0, con condiciones de vida muy precarias, donde resalta la amabilidad y la hospitalidad de la gente. Eso realmente me ha impresionado mucho y también que ellos han entendido que el turismo puede ser el futuro de este pueblo, ese día ya ha llegado a ellos, pero sin tener muy claro cómo será el concepto.

Hemos hecho la caminata del modo como lo hicieron los arrieros, en los mismos días, pero nos hemos tomado más tiempo, porque no tenemos el mismo físico, pero si tenemos una idea de lo que ha sido la vida de los arrieros en esta ruta, juegan un rol importantísimo en la conexión de la sierra y selva, en el pasado como hoy en día, porque entre Muña, Tambo de vaca y Cushi no hay carretera. Lo que espero es que nunca haya una carretera de Tambo de Vaca  hacia Cushi, porque si se construyera se malograría el ambiente completamente. Esta es una zona maravillosa,  de una biodiversidad increíble, nunca  debe de construirse una carretera, porque con ella entrarían muchos migrantes que van a deforestar los bosques.

¿Cuál es el objetivo de la caminata?

Me he dado cuenta que esta ruta todavía mantiene mucho bosque primario, hay que protegerlo. Ese es el objetivo de esta caminata, proteger al ambiente. Cuando el turismo se desarrolla de una forma no controlada, hace mucho daño y aquí tenemos que desarrollar un concepto de turismo que protege al medio ambiente. Lo que hemos hecho es que en el futuro cada caminante lleve su basura. He traído mis desechos en mi maleta (hasta Pozuzo), porque en Tambo de Vaca y  Cushi no hay un vertedero autorizado, lo único que se hace ahí es enterrar o quemar,  esa no es la solución. Debemos trabajar conceptos sostenibles para el turismo y eso incluye una comida orgánica al 100 %, hay que trabajar con los pueblos para que solo ofrezcan comida orgánica, ecológica de la región.

No  sirve la comida orgánica que se compra en otras partes del país, esa no es la solución. Tampoco se quiere que entren operadores turísticos que lleven su comida, tenemos que llegar a una certificación, un operador turístico tiene que calificarse. Solamente puede ofrecer servicios turísticos si cumple con los requisitos y trabaja con el sello, esa es la idea a dónde queremos llegar.

¿Cómo trabaja Ecoselva para hermanar estos pueblos que son históricos y tienen una riqueza cultural importante?

Como Ecoselva hacemos la promoción de la ruta con la participación de los voluntarios, esto hace la caminata internacional. En esta ocasión han participado 13 voluntarios alemanes. También trabajamos con el IDMA, tanto en Pozuzo como en Huánuco, a través de ellos podemos desarrollar proyectos que apoyan al turismo sostenible.  El proyecto que hemos terminado en mayo, ha tenido un componente importante de turismo sostenible y con eso hemos trabajado en Tingo Mal Paso y Cushi para financiar algunas actividades. No tenemos grandes fondos, pero lo más importante es que iniciamos el diálogo con las diferentes instituciones y municipios. Antes de que iniciemos con la caminata internacional  no había comunicación entre ellos, ahora sí. Ese es el trabajo de Ecoselva, empujar el proceso para que haya una cooperación.

Si bien Huánuco y Pasco ahora trabajan en conjunto ¿Qué retos faltan superar?

Todavía hay mucho que trabajar para la caminata con las provincias de Pachitea y Oxapampa, donde todavía existen conflictos territoriales, eso  hace la cosa más difícil. Pero el éxito que tiene esta caminata hace posible trabajar este tema en conjunto y eso es un gran logro alcanzado, este es el trabajo que Ecoselva promueve, empujar el proceso de cooperación entre las instituciones.

En una sociedad peruana como la actual con conflictos políticos, económicos y problemas sociales ¿Por qué son importantes estas iniciativas?

En el Perú hay un desarrollo económico, pero este no ha llegado a todos los ciudadanos. Hay muchas poblaciones que están muy lejos del desarrollo que ha tenido el Perú,  y quizás todavía está en una situación peor que antes. Estamos en un mundo donde se sienten las desventajas de la globalización, hemos sufrido mucho esas desventajas también durante la pandemia, el mundo fue afectado económicamente muy fuerte.

Lo otro es que muchos países han dicho que queremos tener un clima neutral en el año 2050 o 60, sin saber lo que eso significa y también tenemos que pensar en la agricultura a nivel mundial sin emisión de carbono, , tenemos una emisión muy alta  de carbono por la agricultura, entre el 17 al 32 %. En el Perú hay una gran producción agrícola y lamentablemente los esfuerzos y las inversiones públicas en desarrollar la agricultura son solamente con la mira a la exportación, no hay iniciativas de desarrollar mercados locales. Para un turismo sostenible se necesita el desarrollo de mercados locales con comida local, con la diversidad de productos locales, entonces muchos programas van exactamente al otro lado.

¿Cómo desarrollar ese turismo sostenible?

Queremos trabajar aquí con un sistema de turismo que ayude al desarrollo de mercados locales,  en Pozuzo tenemos el proyecto de EcoPozuzo donde fortalecemos la economía en comunidades más lejanas, que no tienen tanto acceso al mercado. Una situación que también se vivió en Pozuzo, todo venía de otras  regiones del Perú a pesar que localmente hay buenas producciones. Con EcoPozuzo hemos logrado el incremento de la producción local,  ahora queremos llevar a un concepto de biorregiones,  un concepto que funciona con mucho éxito en Europa.

El compromiso es que las empresas  que trabajan en turismo, que pueden ser restaurantes, hoteles o servicios turísticos, se basen en la producción local, así también que los productores agrícolas de la zona se beneficien del turismo, si no se maneja este concepto, los productos para los turistas serán comprados en otro sitio y no  beneficiará a un mayor porcentaje de la población local. A esa idea queremos llegar, por eso es muy importante que esta caminata internacional promueva este tipo de desarrollo, con una certificación para operadores turísticos que trabajen en esta ruta.

¿Cómo se generan estas ciudades sostenibles?

Auto sostenibles, no vamos a llegar a un 100 %, si no que el concepto debe ser  que los productos de la alimentación que se ofrece a los turistas, deben ser producidos localmente. Ese es el objetivo y de evitar comprar productos de otra región, de esa forma se genera más ingreso para las familias, que no solamente ofrecen alojamiento, sino comida y productos producidos por la familia, los vecinos, etc. Así se benefician más pobladores del caserío. Lo otro es que los pobladores entiendan que el turismo vive de la producción de la naturaleza, tienen que saber que debemos proteger el medio ambiente. Si eso se descuida se daña a la naturaleza.

Tengo la impresión que la gente lo entiende. Porque en estos pueblos estiman a la naturaleza, la respetan, la conocen y ya tienen una idea de lo que es el valor para el turismo. Esto une también a los pueblos, no tenemos que depredar más los bosques porque si no vamos a perder un recurso.

Como Ecoselva promueve la reforestación de bosques, en el trayecto hemos visto un gran problema con la invasión de terrenos boscosos que causan la deforestación.

El único concepto que podemos manejar ahí es trabajar junto con los pobladores, si no hacemos algo junto con ellos no vamos a tener una sostenibilidad, nosotros no hacemos primero la reforestación, si no que trabajamos con la gente para que deje la deforestación y si  logramos esto, tendremos una zona muy bella con muchos bosques vírgenes. Deben ser las mismas comunidades que la protejan, no nosotros los que venimos de fuera.

¿Qué le parece la noticia del proyecto del Área de Conservación Regional Osomayo – Milpo, que colinda con el camino que hemos recorrido?

Eso es lo ideal, la caminata y el turismo vivencial ecológico tienen que mostrar a las autoridades públicas que tenemos que proteger este recurso turístico y la medida es permitir que se cree esta reserva. Para mí eso es algo muy importante, que esta reserva sea reconocida, esté registrada y que haya instrumentos para protegerla.

Finalmente, su mensaje para los caminantes

Este concepto que estamos discutiendo debe llegar a los caminantes,  esta es una “Caminata Premium”, no es fácil, cada persona que quiere calificar para esta caminata tiene que entender el concepto y también debe exigir se comporte de una forma amigable al medio ambiente, sin botar ningún plástico, eso es lo primero que tiene que cumplir cada turista, sobre todo valorar la comida de la región.