En Búsqueda de Integridad

El espejo de la corrupción se cierne sobre nuestra querida Huánuco. Con una persistencia perturbadora, parece que el azote de la corrupción continúa dejando su sombra sobre nuestros funcionarios públicos, y su efecto es corrosivo en el tejido de nuestra sociedad. Perú, tristemente considerado uno de los países más corruptos del mundo, parece seguir una tradición que nos arrastra a lo más profundo en la deshonestidad y la desconfianza.

Las noticias que llegan a nuestros oídos de la municipalidad de Huánuco son desalentadoras. Desde los secretarios hasta los gerentes, parecen estar propagando un germen de deshonestidad. En nuestra modesta ciudad, donde todos nos conocemos, los rumores de manipulación de licitaciones y documentaciones alteradas circulan como un virus.

Esos actos, lejos de ser inofensivos, generan un daño profundo en nuestra comunidad. Cuando la corrupción se apodera de la maquinaria estatal, es el ciudadano común quien paga el precio. Los proyectos son subvaluados, las obras son deficientes y, finalmente, los ciudadanos son los que pierden.

Recordemos el caso del encarcelado Pedro Castillo, un recuerdo aún fresco en nuestras memorias. El antiguo líder político, ahora recluido por sus actos corruptos, debería servir no solo como un aviso, sino como un llamado a la acción. La cárcel debería estar reservada para los criminales, no para los líderes electos que juraron servir al pueblo de Huánuco.

Por eso, es imperativo que pidamos un cambio. Instamos a las autoridades judiciales a actuar con celeridad y determinación en sus investigaciones. A la fiscalía, pedimos que haga cumplir la ley sin temor ni favor. No podemos permitir que la corrupción siga consumiendo a nuestra sociedad. Nuestra ciudad merece líderes que sirvan al pueblo, no a sus bolsillos.

Finalmente, apelamos a nuestra amada ciudad de Huánuco. Somos un pueblo que se conoce y se cuida. No permitamos que los actos de unos pocos manchen la reputación de nuestra hermosa ciudad. En nuestras manos está la capacidad de exigir integridad, transparencia y responsabilidad a nuestras autoridades.