EDITORIAL. Lo que el pueblo da, el pueblo quita

Muchos políticos creían, literalmente, que podían seguir burlándose abiertamente del pueblo… sin embargo, el pueblo ha hablado y les ha dicho claramente, ¡nunca más!

En la política y la vida en general, una persona es generalmente juzgada por el nivel de confiabilidad que pueda tener su palabra. Penosamente, esos congresistas expectorados del Congreso demostraron que no son para nada dignos de esa confianza, porque justamente han perdido la dignidad y el valor de la palabra. Los peruanos estamos cansados de esas promesas vacías y de actos pobres carentes de todo valor.

Por lo tanto, esto podría explicar el resultado de las elecciones del domingo 26, los cuales han sido considerados como históricos; los partidos más tradicionales del país y también los más cuestionados por décadas, no han conseguido pasar la valla electoral, reflejando así el gran rechazo del pueblo para con sus candidatos. Ese es el panorama del partido Aprista, Solidaridad Nacional, Somos Perú, e inclusive Fuerza Popular.

Algunos de estos excongresistas son, el casi eterno inquilino, Mauricio Mulder, quien luego de 19 años de vivir a costas de todos los peruanos, ha sido expectorado y de la peor forma; asimismo, la fujimorista Rosa Bartra, quien trató de reinventarse como para engañar al pueblo, sin embargo, salió trasquilada; por otro lado, Juan Sheput, quien mostró su verdadera naturaleza con su comportamiento ambivalente y nada confiable; podríamos mencionar también al Judas de la democracia, Salvador Heresi, quien afirmó se retira de la política; ojala todos los otros tuvieran esa dignidad de retirarse.

Ahora, solo queda esperar el nivel de calidad de los nuevos elegidos, como lo dijimos ayer, este tiempo será como una vitrina de exposición donde la gran mayoría de candidatos buscarán cuidar mucho su imagen, con miras a continuar su carrera política.  

Definitivamente, esta situación deberá ser aprovechada por los gobiernos regionales y alcaldes, para conseguir apoyo y lograr cubrir las tremendas brechas como la de salud, para que este pueblo pueda acceder a un servicio de verdadera calidad.