EDITORIAL. El Referéndum

Dentro de 48 horas tendremos el poder de cambiar la historia de nuestro país. Y de hecho, en nuestro departamento, tendremos la oportunidad de hacerlo de manera doble, elegiremos también al nuevo gobernador regional.

La finalidad del referéndum de este domingo es darnos el poder para nosotros mismos decidir hacer un cambio en nuestro país, para el futuro de nuestros hijos. Todos los ciudadanos hablamos de lo hastiados que estamos de la corrupción y la burocracia estatal que no ata ni desata. Pues esta es la oportunidad de hacer algo. Con nuestro voto, decidiremos si queremos cambios.

Como lo hemos hablado en el diario AHORA innumerables veces, los niveles de corrupción en todos los sectores del Estado han llegado a ser incontrolables. Debido a la llegada de corruptos en posiciones claves en las instituciones como del Consejo Nacional de la Magistratura (CNM).

Recordemos que el CNM es el organismo autónomo que se encarga de la selección y el nombramiento de los jueces y fiscales, la ratificación de los mismos cada siete años, y de aplicar la sanción de destitución a los vocales de la Corte Suprema y fiscales supremos, y a los jueces y fiscales de todas las instancias. Son estos siete miembros que la conforman los que prácticamente deciden el rumbo de la justicia. Es de gran urgencia y necesidad un cambio radical en esta institución.

Por otro lado, gracias al rol vergonzoso y repugnante de un gran porcentaje de los miembros del Congreso, la población ha demandado su cierre. Tristemente, eso hubiera causado más inseguridad política. Lo cierto es que la destrucción de la estabilidad del país se la debemos a la alianza apro-fujimorista en el Congreso de la República, que sin el menor respeto al pueblo que los eligió solo se dedicaron a crear un ambiente de incertidumbre e inseguridad política y económica, para solo favorecerse y promover la impunidad delincuencial.

Son ellos los primeros en oponerse a que se regule el financiamiento de las organizaciones políticas y obviamente, los primeros en negarse a que se elimine la reelección congresal. Desde hace décadas vemos congresistas que se han convertido en verdaderos parásitos para el Estado, que no legislan para el bienestar del pueblo y por el contrario solo defienden los intereses de las grandes empresas.

Por último, debemos considerar si estamos listos para pasar de un sistema unicameral, el Congreso, a otro bicameral, es decir a tener una cámara de diputados y otra de senadores. Ojo que casi todos los países del mundo tienen el sistema bicameral. Esto para empezar, representaría mayores costos para todos los peruanos. Es importante también considerar, que los actuales congresistas están viendo como una gran salida, a continuar viviendo colgados de la teta del Estado, el ser elegidos senadores.

Votemos por el bien del Perú.