12 años de promesas incumplidas

Hoy está programada la llegada de los pobladores de la provincia de Leoncio Prado, a la ciudad de Huánuco, quienes han anunciado una marcha pacífica de protesta. Esperamos sinceramente que se mantenga en esos términos y que no surjan infiltrados que puedan desvirtuar esta manifestación legítima. Los hermanos de Tingo María tienen razones válidas para exigir la culminación de obras emblemáticas, como su hospital, cuya construcción lleva más de 12 años sin finalizar. Esta obra es crucial para atender a la población selvática de Leoncio Prado, y es inaceptable que diferentes gobernadores no hayan podido completarla.

Según sus dirigentes, esta marcha busca abrir un diálogo con el gobernador y otras autoridades. La presencia masiva de la población refleja el hartazgo ante promesas incumplidas por parte de diversos políticos. Un ejemplo claro es el aeropuerto, que aún no ha sido pavimentado a pesar de que Tingo María es una ciudad turística y un polo de desarrollo económico. A esto se suma la carretera central, deteriorada por las constantes lluvias, y la necesidad urgente de contar con escuelas modernas y bien equipadas. La educación debe ser una prioridad, y es imperativo que las autoridades atiendan esta demanda.

Otra obra pendiente es la construcción del puente Tingo hacia el aeropuerto, paralizada y judicializada desde hace varios años. Es hora de que los empresarios tomen con seriedad esta responsabilidad y trabajen con el compromiso que la región merece. Los tingaleses están cansados de promesas vacías y exigen acciones concretas. Por eso, han decidido acudir a Huánuco para dialogar con las autoridades y hacerles ver sus necesidades.

La corrupción ha sido un factor determinante en el atraso de la región, y es fundamental combatirla para avanzar. La provincia de Leoncio Prado y Tingo María tienen un enorme potencial agrícola y turístico que debe ser aprovechado. 

Por otro lado, es muy preocupante que en toda la región se tiene obras esenciales que están paralizadas y no necesariamente por falta de presupuesto, sino todo parece indicar motivos derivados de ciertos intereses económicos. Es totalmente inaceptable que no se priorice el bienestar de la ciudadanía.