Vicegobernador de Huánuco presenta a Fiscalización algunas irregularidades en la gestión de Alvarado

En sesión descentralizada de la comisión de Fiscalización y Contraloría del Congreso de la República realizada ayer, Erasmo Fernández Sixto, vicegobernador de Huánuco, planteó tres hipótesis de presuntas irregularidades en la gestión de Juan Alvarado Cornelio, mandatario regional.

Para Erasmo, Juan Alvarado como titular del pliego, no decidiría en la compra de bienes y en la contratación de servicios, sino su “entorno familiar”. Asimismo, los gerentes y los servidores encargados de los trámites estarían “contratados con la condición de estar al servicio de Alvarado”. Además, existiría una complicidad de los trabajadores y los contratistas.

Otra de las presuntas irregularidades que el vicegobernador informó en la comisión de Fiscalización es la compra de una laptop. Según el argumento de Fernández, en esta adquisición habrían ocurrido actos al margen de la ley, como el devengado que se hizo el 30 de diciembre del 2019, pero recién el 31 de ese mes se conforma la comisión de recepción de los equipos.

Similar hecho habría ocurrido en la elaboración del expediente técnico para la creación del camino vecinal Pampahuasi – Huariños – Santa Virginia, valorizado en más de 221 mil soles. Este servicio se hizo a través de adjudicación directa y no por concurso, tal como manda la ley de contrataciones del Estado. “Las especialidades se han fraccionado”, precisó Sixto.

En el caso del puente Tingo María – Castillo Grande, el gobierno regional autorizó el adelanto por materiales a favor de la empresa encargada de la construcción. En ese anticipo, está incluida la compra de la superestructura pero aún no existe el contrato para la compra de este bien. Según Erasmo, el supervisor de la obra no habría autorizado el adelanto.

Lea También:

Comisión de Fiscalización del Congreso recibirá denuncias por corrupción