Un llamado a la integridad y el progreso 

En estos tiempos de crisis, donde las instituciones de nuestro país enfrentan desafíos sin precedentes en el ámbito político, económico y social, Huánuco no es la excepción. La corrupción y la inmunidad percibida de ciertas autoridades han corroído las bases de nuestra sociedad, dejando escuelas sin aulas, hospitales sin médicos y servicios públicos deficientes. Esta situación se ve agravada por actos de venganza y retaliación en el ámbito político, evidenciados en recientes acontecimientos a nivel nacional y local.

La labor de fiscalización, una función esencial en cualquier democracia, se ve amenazada en nuestro entorno. La regidora Sherly Morales, con su firme postura de supervisión y transparencia, ha enfrentado represalias por sus esfuerzos. Su destitución, bajo acusaciones cuestionables, plantea dudas sobre las motivaciones detrás de esta acción y subraya la necesidad de proteger la integridad de nuestros procesos democráticos.

Esta situación no solo afecta a una sola persona o entidad, sino que refleja un problema más amplio en nuestra sociedad. La gestión pública debe estar al servicio de la comunidad, no de intereses personales o de grupo. El caos en el transporte, la invasión de ambulantes en las calles y la falta de una gestión eficaz son síntomas de un problema mayor: la falta de liderazgo y compromiso con el bienestar colectivo.

Desde este diario, hacemos un llamado a todas las autoridades y ciudadanos de Huánuco: es hora de unir esfuerzos para superar estos desafíos. Necesitamos líderes y funcionarios públicos que trabajen con transparencia, integridad y un verdadero compromiso hacia el progreso de nuestra región. Es esencial que las próximas elecciones sean una oportunidad para reflexionar y elegir a representantes que realmente encarnen estos valores.

Nuestro futuro como región depende de nuestra capacidad para trabajar juntos, más allá de diferencias políticas o personales. Solo unidos podemos asegurar un mejor futuro para nuestras generaciones venideras, un futuro donde Huánuco se destaque por su desarrollo, su integridad y su resiliencia ante los desafíos. No permitamos que la venganza y el desgobierno ensombrezcan nuestro camino hacia el progreso. La responsabilidad recae en cada uno de nosotros, como ciudadanos, para construir un Huánuco mejor.