Tormenta tropical Grace cae sobre Haití

Tras el fuerte terremoto de 7.2 grados en la escala de Richter que azotó a Haití el país afronta una nueva emergencia: la tormenta tropical Grace. Fuerte vientos y lluvias cayeron la noche del lunes sobre el país y República Dominicana. Los hospitales informan que están desbordados de sobrevivientes del terremoto y enfrentan una escasez de suministros médicos.

Todavía en la mañana persistía una insistente llovizna en Les Cayes, Les Anglais y Tiburón. Las estaciones de meteorología registraron ráfagas de hasta 72 kilómetros por hora en los departamentos Sur y Grand Anse, y acumulados de lluvia de 147 milímetros en Port Salut.

Se espera que el número de afectados aumente a medida que continúe la búsqueda, que también se ha visto disminuida por la falta de recursos. Las lluvias han generado deslizamientos de tierra debido a la falta de vegetación que hay sobre las montañas. También se registraron carreteas bloqueadas.

Las labores de rescate de sobrevivientes al terremoto se ven dificultadas por las fuertes lluvias y deslizamientos de tierras.  No obstante, en horas de la mañana las fuerzas de rescate pudieron rescatar con vida a 16 personas y a otras 9 que lamentablemente murieron. Desde Protección Civil informaron que continuarán con las labores de búsqueda a pesar de las inclemencias.

Autoridades nacionales e internacionales prometieron enviar más ayuda a las regiones afectadas. El primer ministro, Ariel Henry, aseguró que acelerará la entrega de asistencia a los damnificados y llamó a la solidaridad entre todos los haitianos.

Por otro lado, la falta de seguridad en la zona sur de Puerto Príncipe, ciudad capital, afecta la entrega de ayuda y la salida de heridos a otros países. Ante ese escenario, la Organización de la Naciones Unidas (ONU) solicitó un corredor humanitario. Con el objetivo de negociar con las pandillas a fin de que la ayuda enviada por diversos países pueda llegar a su destino.

 

Lea también

Chile, Venezuela, México, Colombia y Cuba envían ayuda a Haití