Editorial. Tiende a empeorar

Aparentemente la pandemia también ha afectado el servicio de fluido eléctrico. En los últimos meses, el número de apagones en el departamento de Huánuco se ha incrementado considerablemente. Hace un año atrás, estos sucedían cada dos o tres meses, ahora están sucediendo a la semana, o incluso dos veces por semana.

Es realmente preocupante porque como sabemos, la empresa proveedora nunca se hará cargo de algún desperfecto en artefactos o maquinaria que estos cortes intempestivos pudieran provocar.

Por otro lado, entendemos que no es una tarea fácil el servicio que Electrocentro ofrece, requiere de especialistas, mucha experiencia y liderazgo. Sin embargo, estos problemas parecen haberse salido de las manos.

Estos cortes de luz, problemas de alta y baja tensión, entre otros, afectan terriblemente a todas y a todos los sectores de la ciudadanía.

Recordemos que estamos en plena pandemia, y los hospitales están repletos de gente, no podemos poner en riesgo la vida de los pacientes por la falta de energía, sería una gran negligencia.

Asimismo, los escolares y universitarios se ven afectados para recibir clases a distancia.

Ni qué decir del sector empresarial, cuya producción depende enormemente del sector eléctrico. Además de la ya crítica situación económica que se vive, no se le puede estar poniendo en este tipo de situaciones. Prácticamente se les está limitando sus actividades.

Es importante que la empresa renueve e innove en sus sistemas y equipos. Cabe resaltar que el costo de la energía en nuestra zona es una de las más caras del país, por lo que la empresa debería ofrecer un servicio de mejor calidad.

También es fundamental que los representantes de la empresa informen a la ciudadanía sobre lo que está sucediendo. El silencio solo genera más indignación y los usuarios y clientes, se merecen el mayor de los respetos.