Tensiones y cooperación en la cumbre del G7: Divergencias entre Meloni y Macron

En el marco de la cumbre del G7 en el sur de Italia, las tensiones entre líderes mundiales han sido tan evidentes como sus gestos de cooperación. Durante la cumbre, que también celebró el cumpleaños del canciller alemán Olaf Scholz con un canto dirigido por el presidente estadounidense Joe Biden, se evidenciaron diferencias notables entre algunos líderes.

La primera ministra italiana, Giorgia Meloni, anfitriona del evento, mostró una cálida bienvenida al primer ministro británico Rishi Sunak, reflejando un fuerte vínculo que se destacó en conversaciones sobre migración y defensa. Sunak no dudó en elogiar a Meloni, calificándola de «fantástica» en un intercambio que se viralizó rápidamente.

Sin embargo, el ambiente fue marcadamente diferente durante su encuentro con el presidente francés Emmanuel Macron. Las relaciones entre ambos han sido especialmente tensas debido a sus posturas opuestas sobre el derecho al aborto. Macron ha criticado abiertamente las políticas de Meloni, sugiriendo que Italia está retrocediendo en derechos reproductivos, comentario que Meloni ha calificado como una maniobra política antes de las elecciones en Francia.

Este desacuerdo se hizo patente durante una cena formal, donde Meloni recibió a Macron con una mirada que muchos interpretaron como de desaprobación, después de un cálido saludo de Macron al presidente italiano Sergio Mattarella. La cumbre, además, coincidió con el anuncio de un préstamo de 50,000 millones de dólares para Ucrania, evidenciando el apoyo continuo del G7 a Kiev frente a la invasión rusa.