Sin cariño ni identificación

El hermoso Obelisco, construido en la cima del Cerro Aparicio Pomares, ha sido reemplazado por un monumento de desmonte y basura de cientos de metros cúbicos.

Preocupantemente este espacio ha sido utilizado como una escombrera, un terreno para depositar todos los desechos que la empresa encargada de la construcción del Anillo Vial, utilizó a sus anchas.

Las actitudes de esta empresa simple y llanamente son una enorme falta de respeto y de identidad hacia nuestro Huánuco. 

Es importante saber que el obelisco de Aparicio Pomares representa la lucha por la independencia que realizaron nuestros antepasados, así como también el sacrificio de sangre y muerte de la clase indígena para liberarnos del yugo chileno durante la Guerra del Pacífico. 

Este monumento fue construido hace aproximadamente 80 años por notables huanuqueños. En ese entonces, encabezados por él siempre recordado alcalde Gustavo Soberón, quien tuvo brillantes ideas y las plasmó con su propio dinero y con aportes de notables huanuqueños, ya que, en ese entonces, no había presupuesto del Ministerio de Economía y Finanzas. 

Con la pandemia, la empresa ha utilizado a este hermoso obelisco, como lugar para depositar sus desechos y escombros. Nos preguntamos: ¿Qué pasó con el ingeniero residente? ¿Dónde estaban los regidores fiscalizadores?

Es importante que el Concejo Municipal realice una sesión, al aire abierto, en las faldas del este cerro y experimenten la realidad que viven los cientos de moradores de esa zona, quienes tienen que lidiar con los miles de moscos y mosquitos todos los días.  

Definitivamente, que hay una responsabilidad directa por parte de la empresa y del grupo de supervisores encargados, pero también existe responsabilidad por parte del Concejo municipal, alcalde y funcionarios, quienes no hicieron nada al respecto, y tampoco han tomado cartas en el asunto hasta el momento.

No solo existe una desidia hacia este monumento de Aparicio Pomares, si recorremos la ciudad vamos a encontrar otros monumentos históricos religiosos como la iglesia La Merced, que sigue apuntalada con palos, para evitar que se caiga una de sus torres. O la iglesia San Cristóbal, que sigue con problemas de amenazas de caerse con sus grietas y cuya torre derrumbada nunca fue refaccionada.

La Dirección Regional de Cultura se ha caracterizado por una gestión estéril, hasta cierto punto es penoso y vergonzoso.

Ads Blocker Image Powered by Code Help Pro

Bloqueador de anuncios detectado!!!

Hemos detectado que está utilizando extensiones para bloquear anuncios. Por favor, ayúdenos deshabilitando este bloqueador de anuncios.