Rusos desconfían de la Sputnik V: los centros de vacunación contra el COVID-19 están vacíos

Filas de asientos vacíos se alinearon  en la sala de espera tras el lanzamiento esta semana de la primera fase de vacunación masiva contra el coronavirus. El personal del Policlínico No. 5 de Moscú, aseguró que se quedaron con las jeringas listas.

Con el fuerte aumento de los casos de coronavirus en Rusia, las autoridades confían en la vacuna Sputnik V del país como respuesta a la crisis, y abrieron la vacunación al público incluso antes de que finalice los ensayos de Fase III. En el primer grupo, los trabajadores sanitarios y los profesores pueden iniciar el tratamiento de dos dosis.

Pero parecía haber más escépticos de las vacunas que adeptos en la primera semana en Rusia, luchando con el cuarto mayor número de casos con más de 2,5 millones.

Las razones se basan tanto en la historia de Rusia de cautela ante las autoridades como en las teorías conspirativas que circulan por Internet y los negacionistas de la pandemia, lo que refleja gritos de protesta similares contra las vacunas en los Estados Unidos, Alemania y otros lugares.

Las autoridades rusas tampoco ayudaron a su causa emitiendo mensajes confusos sobre si tras la vacunación se debe evitar el alcohol durante semanas.

“No confío en eso”, dijo Lia Shulman, estudiante de ingeniería mecánica, de 21 años, “porque siempre mienten. Si el gobierno te dice que hagas algo, debes hacer lo contrario”.

Estudios apresurados

Rusia se apresuró a registrar su vacuna en el verano antes de que fuera evaluada por completo en los ensayos, lo que puede haber alimentado las dudas del público. Pero el escepticismo profundamente arraigado sobre las promesas oficiales se remonta a la época soviética. Muchos rusos simplemente no compran la imagen optimista de la vacuna pintada por las autoridades sanitarias.

“No quiero que me vacunen ni mis padres”, continuó Shulman. “La mayoría de mis amigos son iguales”.

En el Policlínico No. 3 de Moscú, los sofás beige con capacidad para 20 estaban vacíos esta semana. En otra clínica de Moscú, la No. 3 Branch 2, la mañana transcurrió sin que nadie se presentara para la vacunación.

En un esfuerzo por vender la vacuna al público, Sergei Shoig, ministro de Defensa, Sergei Sobyanin, alcalde de Moscú  y miembros del Consejo de Seguridad de Rusia, la recibieron. El presidente Vladimir Putin no pudo recibir la vacuna como voluntario de prueba y haría un anuncio antes de recibir una inyección, dijo el portavoz Dmitry Peskov.

La participación poco entusiasta puede significar una cautela inicial hasta que se obtenga más información del ensayo de fase III. Pero si el desaire dura meses, podría ser un gran revés en los esfuerzos de Rusia por controlar la pandemia.

Gobierno intenta despertar confianza en las personas

Los líderes de Rusia ven la vacuna Sputnik V como un ejemplo del poder científico ruso, a la par de las vacunas desarrolladas en Estados Unidos, Europa y China.

El Fondo Ruso de Inversión Directa, que invirtió en la vacuna, dice que más de 40 países han mostrado interés y que hay pedidos globales de 1200 millones de dosis. El primer ministro Mikhail Mishustin predijo el miércoles una demanda global “explosiva” de Sputnik V.

Los medios estatales rusos han lanzado propaganda positiva sobre la vacuna desde el verano, pero muchos rusos siguen sin estar convencidos.

Shulman, entre otros, sigue estando en duda sin datos claros de los ensayos. La mayor parte de la información ha sido anunciada por funcionarios gubernamentales o comunicados de prensa de los desarrolladores de vacunas. “No he visto los resultados [del Sputnik], así que no confío en ellos”, dijo.

Hasta ahora, los científicos rusos han publicado solo los resultados de la Fase I / II en la revista médica británica Lancet. Los funcionarios rusos dicen que la eficacia de la vacuna Sputnik V supera el 95% y es segura.

El gigante farmacéutico anglo-sueco AstraZeneca y la Universidad de Oxford se convirtieron el martes en los primeros en publicar un artículo revisado por pares en The Lancet sobre un ensayo de vacuna completo que muestra una eficacia del 70%, aunque es posible que se necesiten más ensayos para ver qué tan bien funciona para las personas mayores de 55 años.

Lea También:

Vacuna rusa Sputnik V aumenta su efectividad a 96,2 %

Rusia vacunó contra la COVID-19 ya a más de 150 000 personas con su dosis de Sputnik-V