Ratifican cadena perpetua para asesino que mató a padre e hijo para robarles dinero

En una resolución final, la Sala Penal de Apelaciones de Huánuco ha confirmado la sentencia de cadena perpetua para David Genri Salazar Cervantes, de 30 años, encontrándolo coautor del delito contra el patrimonio en la modalidad de robo agravado con muerte subsecuente. Este veredicto se relaciona con los asesinatos de Miguelino Solís Beramendi y su hijo de 10 años, Yerson Joel Solís Collasos.

Los sucesos que condujeron a esta condena tuvieron lugar el 1 de septiembre de 2013, cuando Miguelino Solís, un comerciante de reses, y su hijo partieron hacia el poblado de Osgoro para realizar una compra de ganado a Salazar. Durante el trayecto, fueron brutalmente atacados y asesinados, sus cuerpos abandonados en un camino remoto.

La investigación reveló que Salazar había planificado el crimen meticulosamente, atrayendo a Solís fuera de su comunidad bajo la pretensión de venderle ganado. Datos cruciales emergieron cuando se descubrió que Salazar había realizado numerosas llamadas a Solís en los días previos al ataque, configurando una trampa mortal. Este fallo no solo cierra un capítulo doloroso para la familia de las víctimas sino que también subraya la severidad con la que el sistema judicial peruano trata los delitos de robo agravado que resultan en muerte.