Por una educación que siembre la paz

Por: Denesy Palacios Jiménez
La Ley n.º 29988, establece medidas extraordinarias para el personal docente y administrativo de instituciones educativas públicas y privadas, implicados en delitos de terrorismo, apología del terrorismo, delitos de violación de la libertad sexual y delitos de tráfico ilícito de drogas; crea el registro de personas condenadas o procesadas por delito de terrorismo, apología del terrorismo, delitos de violación de la libertad sexual y tráfico ilícito de drogas y se modifican los artículos 36 y 38 del Código Penal; se establecen disposiciones de alcance al personal docente y administrativo que presta servicios en todo órgano dedicado a la educación, capacitación, formación, resocialización o rehabilitación; SIN EMBARGO NO SE HABIA APLICADO, por falta de reglamentación.
Estos problemas hemos tenido con docentes acosadores, en todos los niveles educativos; un caso singular fue la Universidad Hermilio Valdizán que a pesar de tener docentes y alumnos victimados, incluso en los ambientes universitarios, no fue posible realizar investigaciones por parte de la Comisión de la Verdad y Reconciliación de la Región Centro Oriental, sin embargo se cuenta con resoluciones como la n.°962-R-94, de fecha 21 de octubre de 1994, que indica que la Comisión de Procesos Administrativos considera que profesores… al haber sido incriminados en una acción penal por delito de terrorismo su conducta ya no es intachable, y pende sobre ellos dicha incriminación. Por lo tanto los cesa temporalmente como medida disciplinaria sin goce de remuneraciones. Firmada por el recientemente desaparecido profesor Butrón, en su calidad de vicerrector Académico encargado del Rectorado.
Hoy sale a luz la reglamentación de dicha ley, aprobada con el Decreto Supremo n.° 004-2017-MINEDU, con fecha 19 de mayo del presente año publicada en El Peruano. Oportuna medida que evitaría posibles incubadoras de movimientos violentistas que quieren tomar el poder de las II. EE. y/o universidades.
Entre los fundamentos tenemos la Ley n.° 28044, Ley General de Educación, que conforme al artículo 56, indica: “El profesor es agente fundamental del proceso educativo y tiene como misión contribuir eficazmente en la formación de los estudiantes en todas las dimensiones del desarrollo humano. Por la naturaleza de su función, la permanencia en la carrera pública docente exige al profesor idoneidad profesional, probada solvencia moral y salud física y mental que no ponga en riesgo la integridad de los estudiantes; el artículo 65 de la referida ley, así como el artículo 62, también son tomados en cuenta.
En la fundamentación de esta reglamentación se considera la Ley n.º 29944, Ley de Reforma Magisterial, y su Reglamento aprobado por Decreto Supremo n.º 004-2013-ED, la Ley n.º 30512, Ley de Institutos y Escuelas de Educación Superior y de la Carrera Pública de sus docentes, se regula la creación, licenciamiento, régimen académico, gestión, supervisión y fiscalización de los institutos de Educación Superior y escuelas de Educación Superior públicos y privados, en cuyo Capítulo IX se dictan las disposiciones referentes a su personal; la Ley n.º 30220, Ley Universitaria, regula a las universidades bajo cualquier modalidad, sean públicas o privadas, nacionales o extranjeras que funcionen en el territorio nacional; estableciéndose en los capítulos VIII y XV, las disposiciones referentes al personal docente y no docente, respectivamente;
Que, el artículo 72 del Texto Único Ordenado de la Ley Orgánica del Poder Judicial, aprobado mediante Decreto Supremo n.º 017-93-JUS, establece que los órganos de dirección del Poder Judicial lo constituyen el presidente de la Corte Suprema, el Consejo Ejecutivo y la Sala Plena de la Corte Suprema, y conforme al numeral 1 del artículo 76 de la referida norma, corresponde al presidente de la Corte Suprema la atribución de representar al Poder Judicial; en estos casos citados y cuya implementación se financia con cargo a los presupuestos institucionales de las respectivas entidades, sin demandar recursos al tesoro público, señores estamos frente a un hecho que busca sembrar una cultura de paz y que todos los miembros de las entidades educativas de los diversos niveles, no afrontemos más amenazas, ni atentados contra nuestra dignidad e integridad.
(*) Profesora principal FACCCSS UNHEVAL