Policías de Palo de Acero acusados de extorsionar a requisitoriado

Ayer, se dio inicio el juicio oral contra tres policías de la comisaría de Palo de Acero, en la División Policial de Leoncio Prado, acusados de cohecho pasivo propio. El teniente Elar Giancarlo Mallqui Parra y los suboficiales César Klider Garay Cipriano y Edil Maguiña Asparrin enfrentan cargos por extorsionar a un hombre bajo amenaza de arresto. La fiscalía ha solicitado ocho años de prisión para cada uno por los hechos ocurridos en mayo de 2018.

El incidente se desencadenó cuando los agentes realizaron un control de identidad en el caserío de Inti, interviniendo a Eleuterio Pardo Palacios, quien viajaba de Tingo María a Sachavaca. Al verificar sus datos, los policías descubrieron que Pardo Palacios tenía una requisitoria por violencia familiar. Durante el operativo, le solicitaron descender del transporte público y lo trasladaron al patrullero donde le indicaron que podía evitar la cárcel mediante un pago.

Según el testimonio de Pardo Palacios, los agentes inicialmente pidieron «medio palo» (500 soles), pero ante su incapacidad de pagar esa cantidad, se dirigieron a su casa en Sachavaca para obtener mil soles de su pareja, Kely Susano Sánchez. Al no reunir el dinero, el suboficial Maguiña acompañó a Pardo a varios lugares en un intento infructuoso de conseguir los fondos.

Frustrados por no obtener el dinero, los policías finalmente liberaron a Pardo Palacios, quedándose con su DNI como garantía de pago. Al día siguiente, el agraviado denunció el incidente ante la Defensoría del Pueblo de Tingo María, quien le recomendó llevar el caso a la fiscalía de Monzón. La fiscalía Anticorrupción intentó un operativo para atrapar a los policías con el dinero en mano, pero la acción fue ineficaz posiblemente debido a una filtración.

Este caso no fue registrado en el cuaderno de ocurrencias de la comisaría, lo que complica la situación para los acusados. Durante el juicio, el comandante de guardia reveló que el DNI de Pardo Palacios fue encontrado en el ropero del acusado Maguiña Asparrin, quien lo entregó al día siguiente del incidente. La fiscalía continúa con las diligencias para esclarecer los hechos y determinar la responsabilidad de los implicados en este claro abuso de autoridad.