Población de Codo del Pozuzo se levanta contra abuso de policías

“No queremos policías delincuentes ni corruptos, el pueblo está cansado de coimeros. Señor fiscal en quién vamos a confiar por nuestra seguridad”, decían las pancartas que pobladores del distrito de Codo de Pozuzo, en la provincia de Puerto Inca, mostraron al jefe del Frente Policial y al representante del Ministerio Público que llegó para calmar los ánimos de los enardecidos moradores que amenazaban con tomar la comisaría.
Cansados de tantos abusos, los habitantes llegaron a la Plaza Mayor del distrito para intentar hacer justicia por sus propios medios contra dos presuntos delincuentes que la noche del 11 de junio robaron 7 800 soles a un poblador del caserío Los Ángeles.
Según fuentes del diario AHORA, Anderson Huaranga Malpartida (19), Dante Cabello Natividad (23) y Nelson Albergrin, estaban libando en una tienda del pueblo, pero al quedarse dormido el último de los nombrados, ambos optaron por llevarse la mochila con el dinero.
Nelson, al no encontrar su mochila denunció el caso en la comisaria de Codo del Pozuzo y uno de los policías acudió al lugar y detuvo a Huaranga Malpartida y Cabello Natividad, quienes por temor a ser procesados entregaron la plata al agente policial quien no comunicó a sus superiores, por el contrario trató de intimidar al denunciante diciéndole que tenía que sustentar la procedencia del dinero.
Al no encontrar respuesta a su denuncia, Nelson Albergrin, pidió ayuda a las autoridades y moradores que atraparon a los dos sospechosos, quienes por temor a ser ajusticiados declararon que entregaron los 7 800 soles al policía que los capturó el 11 de junio. Repudiando actos de corrupción de algunos policías, los pobladores llegaron a la dependencia policial e intentaron ingresar por la fuerza.
El jefe del Frente Policial de Puerto Inca y un fiscal que llegó al lugar, tuvieron que hacer formar a los policías para que los dos presuntos delincuentes reconozcan a quién entregaron el dinero por temor a ser detenidos. Ante la mirada atenta de los moradores y autoridades, los sospechosos sindicaron a un suboficial de tercera que estaba de civil de haberle entregado el dinero.
Pese a la sindicación directa, el agente negó argumentando que lo estaban confundiendo. Junto a los presuntos ladrones fue trasladado a Puerto Inca, donde hasta anoche continuaba detenido por el presunto delito de hurto agravado.