Pablo Sánchez, Fiscal Supremo Titular, asume temporalmente la Fiscalía de la Nación

El Fiscal Supremo Titular, Pablo Sánchez Velarde, ha sido designado para dirigir de manera interina la Fiscalía de la Nación a partir de este jueves 7 de diciembre. Esta decisión sigue la suspensión de seis meses impuesta a la Dra. Patricia Benavides Vargas por la Junta Nacional de Justicia. Sánchez, reconocido por su amplia trayectoria, asume el cargo en calidad de fiscal supremo decano, siendo el más veterano en alcanzar esta alta posición dentro del Ministerio Público.

Sánchez Velarde, quien ha ocupado previamente el cargo de Fiscal de la Nación, tanto electo como interino tras el alejamiento de Pedro Gonzalo Chávarry, enfrenta el desafío de liderar la institución en un contexto de complejas dinámicas judiciales y políticas. Esta mañana, se espera que solicite a la suspendida Benavides la entrega oficial del cargo y los documentos pertinentes. Su mandato interino se extenderá hasta el final de la suspensión de Benavides o hasta que la Junta Nacional de Justicia resuelva de manera definitiva el proceso disciplinario en curso, o bien se nombre un nuevo Fiscal de la Nación titular.

Dra. Patricia Benavides Vargas fue suspendida por seis meses por la Junta Nacional de Justicia

Una de las prioridades inmediatas de Sánchez será reestructurar la Junta de Fiscales Supremos (JFS), actualmente limitada a solo dos miembros, incluido él mismo y Juan Carlos Villena Campana. La escasez de integrantes ha impedido que la JFS pueda reunirse y tomar decisiones relevantes. Se anticipa que Sánchez realice cambios estratégicos en las fiscalías supremas y aplique la Ley 31718 para incorporar fiscales supremos provisionales en la JFS, otorgándoles plenos derechos de voz y voto. 

Crisis en Ministerio Público: Fiscal Patricia Benavides suspendida por JNJ

Además, Sánchez enfrenta la tarea de revisar y posiblemente anular las últimas decisiones tomadas por Benavides, incluyendo la remoción de la fiscal Marita Barreto y el nombramiento de nuevos coordinadores para casos clave como Lava Jato. También deberá considerar la posibilidad de iniciar un proceso penal contra Benavides, basado en las acusaciones planteadas en el operativo Valkiria V. Con su experiencia y conocimiento de los desafíos actuales, Sánchez Velarde está preparado para esta responsabilidad, a pesar de ser consciente de que probablemente enfrentará nuevos ataques por parte de sectores relacionados con la corrupción.