“No queremos promesas, queremos hechos”: Sívori sobre la falta de inversión en Huánuco

Vicegobernador exige mayor inversión estatal en zonas fronterizas  

El Vicegobernador Regional de Huánuco, Juan Sívori, hizo un llamado vehemente al Gobierno Central para incrementar la inversión en las zonas fronterizas, criticando la dependencia de presupuestos municipales para proyectos esenciales. «Necesitamos un compromiso estatal robusto, no promesas vacías», afirmó Sívori, quien señaló la urgente necesidad de desarrollo y servicios en estas áreas estratégicas.

Sívori argumentó que la falta de delimitaciones claras entre distritos y provincias está obstaculizando el progreso, al dejar a las autoridades locales en la incertidumbre sobre dónde pueden legítimamente invertir. Resaltó los esfuerzos recientes para firmar actas de colindancia con la provincia de Huamalíes, un paso positivo hacia la resolución de antiguas disputas territoriales.

Enfatizó que la inacción gubernamental en la delimitación y el desarrollo de infraestructura amenaza con desatender las necesidades de los ciudadanos y con dejar a Huánuco en desventaja frente a regiones vecinas con recursos mineros y energéticos. «No queremos conflictos. Queremos soluciones concretas y acción», subrayó Sívori.

Engañados

El vicegobernador exigió a la gestión de Antonio Pulgar mayor énfasis e inversión en los distritos fronterizos para mejorar los servicios básicos y calidad de vida de sus pobladores, quienes constantemente son «engañados» por regiones vecinas ante el abandono estatal que sufren desde hace décadas. 

«Debemos invertir en esas zonas. No es algo nuevo que Huánuco no ha estado invirtiendo en sus fronteras. Lo digo porque soy parte de esta gestión y tengo experiencia de haber vivido en Puerto Inca. Las cosas se pueden solucionar», enfatizó.

Refiriéndose a la visita de Aldo Reyes, Gerente de Desarrollo Social, Sívori coincidió  con él sobre la necesidad de que la región ponga más atención en sus fronteras. Resaltó que las inversiones no deben ser solicitadas a las municipalidades, sino que deben provenir directamente de planes de desarrollo nacionales más inclusivos y estratégicos.