Nicaragua: Arrecia percusión contra la iglesia católica

El régimen del dictador de Nicaragua, Daniel Ortega ha enfocado todo su poder para perseguir a la iglesia católica.

la Iglesia Católica en Nicaragua ha sufrido más de 190 ataques y profanaciones, incluido un incendio en la Catedral de Managua y la persecución del clero, El gobierno ha cerrado medios de comunicación pertenecientes a la Iglesia, expulsó a las religiosas de la Madre Teresa de Calcuta que realizaban un trabajo a favor de los más desprotegidos y en los últimos días Mons. Rolando Álvarez, obispo de Matagalpa fue acusado por las autoridades de ejecutar actos de odio y atacar a las autoridades constitucionales.

Según han denunciado los obispos del país y los fieles creyentes que el Gobierno ha desatado una guerra mediática para atacar, calumniar y amenazar de muerte a sacerdotes, religiosas, laicos y obispos como es el caso de Mons. Rolando Álvarez obispo de Matagalpa, quien se encuentra sitiado en su casa por la policía.

En ese contexto, los obispos de Nicaragua han agradecido las muestras de fraternidad y solidaridad para la Iglesia del país y parafraseando un versículo bíblico, agregaron que “si un miembro sufre, todos sufrimos con él”.

Recordemos que el gobierno del ahora dictador Ortega llegó prometiendo libertad y que hoy se ha convertido en un régimen señalado por todo tipo de violaciones a los derechos humanos

La situación en Nicaragua se destaca en el Informe de Libertad Religiosa en el Mundo editado por Ayuda a la Iglesia Necesitada (ACN) en el 2021, ahí se revela que cada año las violaciones más importantes a la libertad religiosa se producen en naciones con un historial cuestionable de respeto a los derechos humanos y la democracia, entre ellas Cuba, Nicaragua y Venezuela.

En concreto, la hostilidad estatal se manifiesta en el uso de la fuerza, que incluye la interrupción de las celebraciones religiosas, la intimidación de los fieles con despliegues policiales beligerantes alrededor de iglesias y procesiones (y por otro lado, la ausencia notoria de protección policial cuando las turbas atacan y destrozan lugares de culto), amenazas a los líderes religiosos y a los fieles, cancelación de los visados al personal religioso extranjero y opacidad en el proceso de registro de los grupos religiosos.

Papa Francisco no dice nada

Pese que la Iglesia católica nicaragüense vive sus momentos más oscuros en los últimos 30 años.

En medio de todo esto, la oposición ha solicitado al papa Francisco, máximo líder de la Iglesia católica, que se pronuncie por la persecución desatada por el gobierno de Daniel Ortega contra sacerdotes, y la fe religiosa en Nicaragua. Todavía no ocurre tal pronunciamiento.

La semana pasada unas 60 organizaciones de la sociedad civil emitieron una carta en conjunto en donde le pidieron con “desesperación” su pronunciamiento al Papa.

“Nos sentimos conmovidos e indignados por las imágenes… en las cuales Monseñor Rolando José Álvarez, Obispo de la diócesis de Matagalpa, aparece rodeado de agentes de la Policía Nacional hincado con el Santísimo en custodia en las manos tras ser impedido de ingresar al templo para celebrar los oficios religiosos propios de ese día”, subrayaron las organizaciones.