NI UN PASO ATRÁS EN LA REFORMA UNIVERSITARIA

Por Denesy Palacios Jiménez

A los peruanos nos molesta de sobremanera ver cantidad de medios capitalinos de diversa índole, me refiero, Tv, radio y periódico; ahora sabemos que obedece al monopolio que hay en los medios, donde por supuesta priman los intereses empresariales externos, antes que la verdad de la información y para colmo han puesto de moda los plagios y/o las copias de Tesis para la justificar vacancia del presidente; por supuesto que eso dio resultado años atrás para sacar del escenario político como candidato al señor “plata como cancha”. El llamado “fraude” por parte de los opositores de Castillo, al ver que no funcionó las alianzas de desprestigio por parte de las llamadas derechas y ultraderechas, cada vez se recrean más en perder el tiempo.

Hemos visto desde que se declaró ganador al actual presidente, habido todo un complot para obstaculizar al Ejecutivo los proyectos que benefician a la población peruana, el caso más concreto es el del gas, las amas de casa sabemos el exorbitante precio que debemos pagar por ello, siendo el Perú el dueño del gas de Camisea, cuyo combustible en el país de Chile es mucho más barato que en el nuestro, pero eso al poder legislativo parece importarle muy poco.

A ello se suma el alza de precios de los productos de la canasta familiar, pues no legislan para abaratarlos, y los medios conjuntamente con un gran sector están muy ocupados en ver y revisar las tesis de los actuales ministros y  hasta del presidente y su esposa, esto lo veo como un burdo juego de desprestigio, no solo personal, sino de las instituciones académicas que los otorgan, y para eso existen instancias que deben hacerlo.

Sin embargo, lo que vemos es un trabajo de sacar normas, en contra de los avances de la Reforma Universitaria, como le llamamos a la última Ley universitaria dada en el año 2014 , cuando se dio esta norma, fue precisamente porque se había generado un descontrol de crear IE con el respaldo del Decreto Legislativo 882, que beneficiaba la  creación de centros educativos privados, en perjuicio de la educación peruana, como indica en su. Artículo 1º. – La presente Ley establece condiciones y garantías para promover la inversión en servicios educativos, con la finalidad de contribuir a modernizar el sistema educativo y ampliar la oferta y la cobertura. Conocida como la Ley de la Promoción de la Inversión en la Educación, dada en 1996, que ha ido modificándose o derogándose algunos artículos en el transcurso de los años.  La baja calidad educativa y la proliferación de filiales, sedes, secciones tienen su origen en varios casos, amparados en esta norma.

Es por eso que era una necesidad, una nueva Ley universitaria, donde se considere las Condiciones Básicas de Calidad en la Educación, frenar el mercantilismo educativo que se había generado; y por ello también era necesario un órgano de supervisión, que puede tener algunos desaciertos, como el caso recomendaría cambiar de asesores, pero lo sustancial, es al ser un órgano autónomo ha permitido a la universidad pública ganar el espacio perdido y eso lo vemos no solo en infraestructura, sino en la exigencia de docentes capacitados, de allí surge la necesidad de tener mínimo maestría para incursionar a la docencia, o los que estaban estudiando o aún no contaban se le daba plazo, y pues ahora  ya han debido sacarla; quien sabe lo más sustancial fue el trabajo por competencias y empezar a usar plataformas y aulas virtuales, que sirvió para poder insertarnos en una educación virtual que nos exigió el confinamiento de la pandemia. La SUNEDU debe existir como órgano independiente, porque si no caeríamos en el caso del actual Congreso: otorongo no come a otorongo.