Lluvia hizo colapsar drenaje pluvial y desagües de la ciudad

La torrencial lluvia que azotó nuestra ciudad anoche, entre las 7.00 y 10.00 de la noche con mayor intensidad, hizo colapsar el sistema de drenaje pluvial de la ciudad y los buzones de desagüe, que rebalsaron en muchas calles que se convirtieron en verdaderos ríos de agua turbia que bajó de la parte alta, arrastrando toda clase de desperdicios.

Como si esto fuera poco, deslizamientos de barro y piedras bajaron con mucha violencia por todas las calles verticales desde la parte alta de la ciudad, registrándose emergencias en las primeras calles y cabeceras de los jirones Tarapacá, General Prado y Alameda de la República, donde la población vivió momentos de verdadero pánico.

En las partes bajas de la ciudad, cerca del río, las aguas inundaron las viviendas y los habitantes se vieron en apuros para botar el agua con baldes y tinas y para colocar sacos para evitar que ingrese el agua.

El vecino Kevin Monroy Trillo cuya vivienda se ubica en la cuadra 1 del jirón Crespo y Castillo comunicó que un buzón de desagüe reventó e inundó con sus pestilentes aguas su vivienda y las de sus vecinos. Esta misma situación ocurrió en el jirón Dámaso Beraún por el barrio San Francisco. En la esquina de Huallayco y Dámaso Beraún Panadería San Carlos se llenó de completamente y afectó su mercadería causando serias pérdidas. En la avenida Alameda de la República la situación por momentos se puso grave porque el volumen de agua que bajaba de la zona de Puelles era abundante e ingresó a las viviendas con mucha fuerza.

En Amarilis, la lluvia no fue tan intensa como en Huánuco, no obstante el agua bajó por la zona de San Luis en gran cantidad y se incrementó el caudal a su paso por Paucarbamba, pero no causó daños significativos.

Hasta el cierre de la presente edición, el COER informó que no se produjeron daños materiales ni personales.