Lima podría sufrir terremoto de ocho grados en la escala de Richter

El Instituto Geofísico del Perú (IGP) anunció que la capital podría ser epicentro de un terremoto de más de 8.0 grados en la escala de Richter, el cual afectaría a más de nueve millones de personas.

Varios expertos en sismología advirtieron la posibilidad de un terremoto que destruiría la capital peruana en minutos, pues consideraron que los temblores por encima de los 4 grados, que viene sufriendo Lima y el Callao desde el martes de esta semana.

Al respecto, Hernando Talavera, presidente ejecutivo del IGP, confirmó la posibilidad de que ocurra un terremoto que afectará Lima, Áncash e Ica y que causará grandes desastres.

“En el caso de Lima pensamos que el sismo puede llegar a tener una magnitud de 8.8, estamos hablando de un sismo bastante importante y que estaría afectando las regiones de Áncash, Lima e Ica básicamente”, dijo.

Explicó que Lima se encuentra ubicada en la zona con “mayor acumulación de deformación”, pues dicha región no sufre ningún movimiento telúrico desde 1746.

Por lo tanto, la energía generada se liberará con un sismo mayor de ocho grados, que podría afectar a más de nueve millones de habitantes y que destruirían los distritos más emblemáticos de la metrópolis.

Sin embargo, el problema se agravaría para las localidades que han surgido encima de los cerros y que cuentan con construcciones precarias y sin ningún control técnico-profesional.

Según comunicó el Centro Nacional de Estimación, Prevención y Reducción del Riesgo de Desastres (Cenepred), el impacto tendría un foco determinado y causaría graves daños y un costo social muy alto en los distritos de San Juan de Lurigancho, Comas, Independencia, Carabayllo, Puente Piedra Ate, Villa El Salvador, Villa María del Triunfo, Chorrillos y San Juan de Miraflores.

Remarcó que la acelerada construcción urbana en Lima suma a que el riesgo sea mayor ante un terremoto, pues el Cenepred mencionó que existen millones de casas que están construidas en cerros o en las faldas de los cerros, otras están edificadas con materiales precarios y sin ninguna seguridad profesional, tales como las casonas del centro histórico de Lima.