Lesiones deportivas más frecuentes

Haciendo deporte, puedes lesionarte cualquier parte del cuerpo. He aquí lo que debes saber sobre las lesiones deportivas más frecuentes.

Lesiones en la cabeza y el cuello

Las lesiones que afectan a la cabeza y al cuello ocurren más a menudo en atletas que practican deportes de contacto (como el futbol americano y el rugby) o en deportes donde se pueden producir caídas accidentales, como la equitación y la gimnasia.

No intentes nunca mover a alguien que podría tener una lesión en el cuello. Una fractura de cuello manipulada incorrectamente puede provocar una parálisis permanente o incluso la muerte. Deja a la persona lesionada quieta con la cabeza bien alineada con el cuerpo mientras alguien pide ayuda médica de emergencia. Si la persona está estirada en el suelo, no intentes cambiarla de sitio ni de postura.

Lesiones en la espalda

La mayoría de las lesiones de espalda están provocadas por la torsión o el sobreesfuerzo de los músculos de la espalda durante los movimientos de flexión o de levantamiento de objetos. Estas lesiones son más frecuentes en los deportes de contacto, como el fútbol americano y el hockey sobre hielo, así como en el levantamiento de pesas, el remo, el golf, el patinaje artístico, la gimnasia y el baile.

Lesiones en los órganos sexuales

Las lesiones en los órganos sexuales suelen a afectar más a los chicos que a las chicas porque el pene y los testículos están en el exterior del cuerpo y mucho más expuestos que los órganos sexuales femeninos

Lesiones en manos o muñecas

Las lesiones en manos, dedos y muñecas pueden ocurrir debido a caídas que desplazan bruscamente la mano o los dedos hacia atrás o a golpes directos en estas partes del cuerpo.

Lesiones en pies y tobillos

Los pies y los tobillos son especialmente susceptibles a las lesiones en los deportes donde se corre mucho. Otro motivo de las lesiones en los pies es el hecho de llevar un calzado inadecuado, sobre todo en aquellas personas que tienen los pies planos, los empeines altos u otros problemas en la morfología de los pies.

Prevenir las lesiones reincidentes

Cuando te recuperes, es posible que necesites un equipo protector nuevo para proteger la parte lesionada. Ello puede incluir el uso de un calzado modificado, vendas que ofrezcan un sostén adicional y protectores almohadillados contra los impactos directos.

Para no volverte a lesionar, asegúrate de precalentar adecuadamente antes de las sesiones de entrenamiento y de los partidos. Tómatelo con calma cuando empieces, y aumenta gradual y progresivamente la intensidad de los entrenamientos hasta alcanzar el nivel que tenías antes de lesionarte.

Ya conoces las lesiones deportivas más frecuentes lo más importante de todo: conoce tus límites. Consulta a tu cuerpo: si la parte que te habías lesionado (o cualquier otra parte del cuerpo) te empieza a doler, para de inmediato y descansa. Ve al médico si persiste el dolor. El dolor es la forma que tiene tu cuerpo de decirte que algo no va bien.

Te podría interesar

Has oído hablar sobre “El ICTUS”