La polémica financiera de la Expo Amazónica

La inminente Expo Amazónica en Tingo María se encuentra en una situación delicada y preocupante, tras las recientes acusaciones del consejero de Pachitea, Eliel Escobal. De acuerdo con sus declaraciones, recursos inicialmente asignados a proyectos esenciales como carreteras, hospitales y escuelas están siendo desviados para financiar la Expo. Lo más alarmante es que los 9 millones de soles previstos para el proyecto Pro Compite estarían redirigidos hacia este evento, perjudicando a los campesinos de la provincia que se beneficiarían directamente de ese fondo.

La situación es especialmente crítica porque la Expo Amazónica debería contar con su propio presupuesto y no depender de otros proyectos. En palabras más claras, no se debería «vestir a un santo desvistiendo a otro». A una semana del inicio de la Expo, esto plantea serias interrogantes sobre la ética y la eficiencia en la administración de los fondos públicos.

Mientras tanto, los residentes de Tingo María expresan su descontento ante el incumplimiento del gobernador en mejorar la infraestructura del aeropuerto local. Esta situación compromete la llegada de visitantes clave, como ministros y otras autoridades internacionales, poniendo en riesgo la proyección de la región y del país en un evento de alcance latinoamericano.

La crítica de Eliel Escobal, quien en tiempos pasados mantenía una relación cercana con el gobernador, plantea serias preocupaciones. La desviación de estos recursos amenaza la cadena productiva de sectores vitales como el cacao, el café, lácteos y frutas, y afecta no solo a Pachitea sino también a las otras 11 provincias de la región. Según Escobal, la Contraloría de la República ya ha emitido recomendaciones para que no se reasignen fondos de otros proyectos, específicamente citando ejemplos como el hospital de Pillao y de Panao.

La falta de transparencia en la utilización de los fondos es especialmente lamentable dado el impacto significativo que podría tener la Expo Amazónica para promover las riquezas naturales y culturales de la región, así como fomentar el comercio y la cooperación internacional.

Esperamos que las autoridades pertinentes tomen cartas en el asunto. Mientras tanto, la confianza de los ciudadanos, en particular de los campesinos de Huánuco, está seriamente erosionada.