La necesidad de un hogar limpio y ordenado

Para las personas, casas pueden haber muchas en cualquier parte, pero solo una de ellas puede transformarse en un verdadero hogar. Los más afortunados tendrán la posibilidad de hacer de ellas lo que quieran: sumarle o restarle, agrandar o achicar, modernizar o darle un toque más “vintage”, cambiar muebles y electrodomésticos, unir o separar ambientes y habitaciones y muchas otras decisiones.

Sin embargo, un problema que muchos diseñadores de interiores se encuentran al hablar con los dueños de una casa es el de la sensación bastante común en las personas de sentir que su casa a veces parece ser un mero espacio físico sin penas ni glorias. Hay una enorme cantidad de gente que no se siente identificada en su casa, sin importar que cambien su juego de comedor o como la decoren.

Esta desazón generalizada puede deberse a muchos factores diferentes como la autoestima, la vida laboral o académica, o el estado de la economía personal. Otros motivos pueden incluir otros aspectos un tanto más “superficiales”, como que la casa en la que algunos se encuentran no haya sido amueblada o decorada por la persona que vive ahí, algo que choca mucho con sus gustos y necesidades, o que sea de espacios muy pequeños, por ejemplo.

La idea de un hogar es tan simple como profunda: debe ser el sitio en el que alguien se siente cómodo, seguro, confiado y a gusto en todos los sentidos. Desde las sillas de comedor hasta la posición del sofá en el living deben estar alineados con la manera en la que cada uno sienta que su casa debe recibirlo cuando atraviesa su puerta. No es por nada que los diseñadores de interiores y los expertos en Feng Shui tengan tanto trabajo hoy.

Solo hay que pensarlo un poco: en un mundo que puede ser tan desagradable, al menos el hogar de uno debería ser perfecto. En pocas palabras: un hogar nunca debería ser visto como un problema. Aún así, en muchas ocasiones los dueños de casa se dejan estar un poco con ciertas tareas como la limpieza y el orden, que son las bases para una casa en buen estado y en la que cualquiera se pueda encontrar a gusto.

¿Cuántas veces habrá pasado por la mente de alguien que su casa no le gusta, que por más depuración que se le haga no es suficiente, que no se siente a gusto en ella, o que los muebles no son tan bonitos como le gustaría? Con esta mentalidad es muy difícil lograr cambios significativos, sin importar qué mesas de comedor se tengan en una habitación o qué color de pintura se haya elegido para ciertos ambientes.

Una filosofía dentro del mundo del diseño de interiores se resume en una simple frase: “Yo soy mi casa”. La manera en la que la gente habla de su hogar o se siente sobre su hogar es también cómo se sienten y hablan de sí mismos, algo que implica que también hay cambios internos necesarios a tener en consideración. Sin embargo, una manera de empezar a sentirse mejor sobre sus casas, es el paso de limpiar y ordenar.

Para muchos esto podrá sonar obvio, pero se sorprenderán de lo mucho que la gente suele negligir su hogar. Limpiar y poner orden en el espacio personal de uno implica también reordenar lo que se tiene a mano de manera tal que quede ubicado y con el aspecto que uno preferiría. Es un trabajo que puede tomar tiempo y mucho esfuerzo pero cuyos resultados también se reflejan en el espíritu de los que viven allí.

Por este motivo es imperativo tener estos dos pasos cumplidos siempre, sobre todo antes de pensar en hacer compras excesivas y cambios impulsivos. Una vez que quienes viven bajo un techo descubren la armonía que buscan pueden comenzar a proyectar formas, estilos, colores y espacios que, en un principio, son tan solo un sueño, pero que pueden alcanzarse en un futuro cercano.

En muchos casos, aquello que a las personas no les gusta de su casa tienen una solución fácil. Por ejemplo, a veces una Mesa de comedor parece triste y de madera vieja, pero pocos tienen en consideración pasarles una lija suave y un barniz de buena calidad, algo que las hace lucir como si hubieran sido compradas hace uno o dos días. Es cierto que toma tiempo y esfuerzo, pero al final del día terminará siendo un mueble que alegra más el hogar.

Esto puede ocurrir también con ciertos electrodomésticos, con adornos que son poco atractivos o de mal gusto, e incluso con los colores de las paredes de ciertas habitaciones. Sin duda, estas mejoras y cambios pueden llevar a muchos a una conclusión muy importante y necesaria: la obligación de hacer una depuración profunda del hogar, sobre todo cuando hay millones de personas que por una u otra razón acumulan mucho material sin sentido alguno.

El concepto de depurar, sin embargo, no quiere decir que hay que tirar todo a la basura, sino que cada persona o familia debería quedarse con aquellos materiales que los hace felices y que creen que pueden tener una utilidad decorativa atractiva en la casa. De hecho, más que una depuración se trata de una “liberación” de aquello que no gusta o que se cree que no ayuda a la armonía ambiental de un hogar.

A veces se tratan de objetos que están viejos, en mal estado o que ya no sirven; pueden ser también cosas que traen malos recuerdos o que pueden ser dañinas si ocurre un accidente. Los objetos que tienen atados emocionalmente a las personas suelen ser un impedimento para evolucionar y crecer espiritualmente, por lo que hacerlos a un lado puede abrir nuevas puertas sentimentales y de armonía en nuestra casa.

Una vez que las personas se quedan con aquellas cosas que de verdad les gusta y atesoran, también encuentran una manera de acomodarlas y ubicarlas de forma tal que les produce orgullo, comodidad y tranquilidad. A veces esto ocurre cuando alguien se deshace de las sillas viejas que eran de los abuelos y se deciden por adquirir nuevas Sillas de comedor modernas del color y estilo que estén a gusto.

Para que una casa sea más atractiva y para que los deseos de llegar a ella sean mayores, esta debe estar ordenada. Cada cosa debe encontrarse en el lugar que su dueño desee y en el que sienta más comodidad. La organización de las cosas no puede ser caótica, cada objeto debe tener su lugar y estar mantenido de cierta manera. En este sentido, esa “depuración” nombrada anteriormente puede ser de gran ayuda para ahorrar trabajo.

El orden dentro de un hogar implica que en un Comedor se encuentren las sillas bajo la mesa y con un espacio de separación igualado entre ellas, que las luces se encuentren apagadas mientras nadie está presente en la casa, que las llaves del carro o de la puerta de entrada estén colgadas en un lugar reconocible, que los artículos de cocina estén limpios, secos y guardados donde deben; y la lista podría seguir infinitamente.

El desorden material de las cosas es un reflejo del desorden mental y emocional de las personas. Cuando alguien le da un vistazo a su alrededor dentro de su casa y ve que hay mucho por arreglar también quiere decir que ellos mismos necesitan un orden, ya sea en términos espirituales o psicológicos. En ocasiones, encontrar la disciplina para ordenar el hogar es también el espejo de un intento por querer mejorar como individuos.

Un espacio pulcro, colorido y brillante también es un gran atractivo para cualquier hogar. Las casas requieren de un cuidado constante y una eliminación de plagas como el polvo, el moho y las telas de araña de manera asidua, a fin de que cada familia tenga un sitio que se sienta limpio y donde sea cómodo sentarse y disfrutar de tiempos de ocio y descanso.

La periodista peruana, Isabel Nomberto, actúa como guía para aquellas personas que ven la tarea de limpiar los pisos (la unidad básica de un hogar) como algo pesado y duro de hacer. Nomberto admite que pasar la escoba todos los días puede ser un quehacer pesado y aburrido, dado que para alcanzar una limpieza al menos aceptable se necesita la voluntad y la fuerza de mover todos los muebles del hogar para alcanzar los recovecos más difíciles.

En este sentido, la periodista ofrece a las personas tres técnicas útiles para limpiar los pisos del hogar con efectividad. Uno de ellos se basa en utilizar un trapo de piso o “fregona” en vez de la escoba de siempre, esta técnica es ideal para mantener el polvo y la suciedad a raya, sin que vuele por todos lados. A su vez, de esta forma otros muebles y electrodomésticos del hogar no se vuelven a ensuciar.

En segunda instancia, Isabel Nomberto recomienda usar un cepillo para recoger migas, afirmando que este producto es ideal para ahorrarse el trabajo de barrer aquello que cae de la mesa o cualquier otro sitio. Este instrumento es perfecto en lo que respecta a las Mesas de madera clásicas de los comedores que siempre se llenan de sobras y migas de comidas de todo tipo.

Al igual que para los Muebles de comedor, aquellos que pertenecen a la cocina también suelen llenarse de restos de basura y sobras de comidas que fueron preparadas allí. De esta manera, el hecho de tener en cuenta su orden y limpieza constante, acorde a Nomberto, es una forma sencilla y rápida de ahorrarse trabajos más pesados y tediosos en el futuro. Lo que se ensucia se debe limpiar de inmediato para no acumular suciedad.

Cuando se termina de comprender la importancia de la limpieza y el orden de una casa es el momento de aspirar a proyectos más complejos, como por ejemplo el estilo que cada persona quiere para su hogar. Tanto los Comedores como cualquier otra de las habitaciones pueden tener estilos de diseño de interiores más preferidos por ciertos individuos, ya sean minimalistas, nórdicos, clásicos, industriales o incluso mediterráneos.

El minimalismo, inventado en Norteamérica en la década de los ‘60, es representante de exactamente lo que describe la palabra: el hecho de simplificar todo lo máximo posible y desechar los productos, decoraciones y elementos que no tengan importancia alguna. Esto puede aplicarse a muebles como camas y roperos, así como para las Sillas para comedor que todos tienen en su “Dining Room”.

El minimalismo apuesta al uso limitado de muebles tanto en el Juego de comedor de madera como aquellos que usualmente cargan los espacios del living: cerca del sofá y la televisión. Para algunos, el minimalismo es un estilo ideal de diseño para intensificar la calidez y el espacio libre de un hogar.

Esta clase de diseño de interiores se transformó en los últimos años en una de las tendencias más atractivas para quienes desean decorar su casa con un tono más suave. El estilo escandinavo utiliza colores muy distintivos que van desde los blancos y grises hasta marrones y tonos más oscuros. Es común encontrar en muchos hogares Sillas de madera para comedor con este estilo, destilando un aire sobrio pero a la vez cálido en la sala.

Por lo general, el estilo escandinavo se inclina por muebles de madera como para ciertas Mesas de comedor modernas o clásicas. En ocasiones, puede tratarse de piezas muy complejas y por lo tanto poco económicas para adquirir aunque, sin dudas, ofrecen una visión de la casa mucho más recelosa y envidiable.

El algodón y el lino son telas esenciales en los juegos de comedor, sofás y otros elementos de la casa para darle una connotación nórdica y fresca.

¡Un hogar siempre puede verse mejor siempre y cuando sus dueños lo deseen!