La hipermetropía: te contamos las causas

La hipermetropía es un defecto ocular que provoca la falta de nitidez o visión borrosa de los objetos próximos. Como consecuencia de enfocar las imágenes por detrás de la retina y, no directamente sobre ella. Por este motivo, una persona con hipermetropía puede tener problemas para ver la televisión. Pero no para distinguir una señal de tráfico. Si la graduación es muy elavada, también pueden llegar a verse borrosos los objetos lejanos.

Cuando nacemos, todos somos hipermétropes y, conforme se va desarrollando nuestro cuerpo, también lo hacen nuestros ojos. Si el crecimiento del ojo, por tanto, es menor de lo necesario, ese ojo será hipermétrope siempre. A no ser que se corrija más adelante tras previa valoración del oftalmólogo.

La hipermetropía, puede aparecer sola o combinada con astigmatismo (astigmatismo hipermetrópico).

Sus causas

La hipermetropía es el defecto contrario a la miopía. Un paciente con hipermetropía, ve peor de cerca que de lejos. Cuantas más dioptrías, más desenfocados verá los objetos cercanos. Los síntomas más comunes que pueden sufrir los pacientes con hipermetropía son:

Visión borrosa

-Fatiga ocular o astenopatía: suele aparecer en personas con hipermetropía que realizan durante un tiempo prolongado actividades. Por ejemplo delante del ordenador, que requieren visión de cerca, habitualmente con mala iluminación. Y, con agotamiento físico o psíquico produciendo por tanto molestias visuales.

-Dolor de cabeza: preferentemente en la región frontal al final del día tras el sobresfuerzo de acomodación del ojo por enfocar. La elevada intensidad de la cefalea puede provocar naúseas y vómitos.

-El estrabismo convergente (cuando el ojo se desvía hacia el centro) puede aparecer en alguna ocasión vinculado a personas con hipermetropía. Como consecuencia de cuando el objeto llega borroso a nuestro cerebro. Involuntariamente nuestro sistema nervioso busca acomodar los ojos para enfocar correctamente.

Esta orden de acomodación va asociado a un reflejo de convergencia, es decir, de un desvío de los ojos hacia la nariz, algo normal. Cuando la convergencia es excesiva aparece el estrabismo convergente.

  • Enrojecimiento ocular al final del día.

También puede haber casos de hipermetropía, no corregidas que pueden originar blefaroconjuntivitis (que es la asociación de la conjuntivits y la blefaritis o inflamación de los párpados), pero no es lo habitual.

Te puede interesar

Es posible que el coronavirus afecte la córnea

 

 

Ads Blocker Image Powered by Code Help Pro

Bloqueador de anuncios detectado!!!

Hemos detectado que está utilizando extensiones para bloquear anuncios. Por favor, ayúdenos deshabilitando este bloqueador de anuncios.