La ética y la política

Escrito por: Harry Peralta Paico

La ética y los principios morales son transversales y cotidianos a las dimensiones del ser humano; vale decir, que la ética y la moral deben estar presentes en cada una de las tres funciones de la persona, pensamientos, palabras y acciones; así, en la arena política, en nuestro entorno socio-laboral, en lo económico, y en la vida privada. 

Lo podemos graficar como la eterna lucha entre el bien y el mal. 

No obstante, todo lo ético y lo moral, es un aprendizaje que se convierte en un hábito. En nuestro país, en las escuelas, institutos y universidades no se enseña nada de esto de manera oportuna, adecuada y sostenible. En el seno familiar, los líderes/as en diferentes grados ponen su aporte, educando por el «buen camino» a sus hijos, y otros lo aprenden en el camino a través de la «ética empírica». Término acuñado por el filósofo de la ilustración Inmanuel Kant, en el siglo XVIII.

Kant, desarrolló los preceptos éticos y morales que se estudian hasta hoy. Veamos, de acuerdo a la corriente deontológica, la ética es: la ciencia de los deberes o imperativos categóricos, en la que no importa la finalidad, sino la intencionalidad del acto; independientemente de los efectos materiales que de él se desprendan.

La base de la ética kantiana, en esta teoría, tiene como fundamento lo siguiente: «obra siempre de acuerdo a aquella máxima, que al mismo tiempo puedes desear que se convierta en ley universal». 

El imperativo categórico de Kant, la norma es incondicional, necesario y absoluta, y que debe ser el fundamento racional de toda conducta moral. 

Dicho esto, la ética y los principios morales sirven de guía a la humanidad, y tiene el poder de construir grandes naciones. 

Para entenderlo mejor, pondré como «manual ético», el siguiente ejemplo:

Le preguntaron al gran matemático árabe Al-Khawarizmi sobre el valor del ser humano, y éste respondió:

Si tiene ética, entonces su valor es = 1. Si además es inteligente, agréguele un cero y su valor será = 10.

Si también es rico, súmele otro 0 y será = 100. Si por sobre todo eso es además, una bella persona, agréguele otro 0 y su valor será = 1000.

Pero, si pierde el 1, que corresponde a la ética, perderá todo su valor pues, solamente le quedarán los ceros.

Comprendido el valor de la ética y la moral, esto es lo que está en juego en nuestro amado Perú, sé que es difícil aceptarlo; es más, a veces no se ve lo importante que es, porque la ética y los valores son la base del éxito sostenible en el «largo plazo». Porque los principios éticos guían y forman personas, éstas personas forman sociedades, y éstas a su vez construyen países. Consecuentemente, este aspecto se convierte en tradiciones y culturas, siendo asimilada por sus habitantes.

Entonces, aquí entra en relevancia la dimensión política; con ello, la clase de gobierno y decisores políticos que deben llegar a liderar nuestro país; qué es la ética y los principios morales, y porqué son tan importantes a la hora de hacer leyes, políticas públicas y política en beneficio de la sociedad. Pues, si una persona sin ética ni moral, simplemente no garantiza el progreso personal y el desarrollo del país, sino más bien el suyo propio. 

Por ello, hago un llamado a todos nuestros hermanos peruanos y peruanas, a vuestro entendimiento para construir una gran y poderosa nación, con base en la ética y los principios morales, el mismo que se convertirá en propiedades emergentes de honor, dignidad a nuestra gran nación, oportunidades y ejemplos a seguir para las futuras generaciones.