La creatividad como motor del crecimiento de nuestra sociedad

Conseguir una fabulosa idea es algo con lo que muchos sólo sueñan, es que el proceso creativo no es siempre muy agradable ni tan corto como se quisiera, por el contrario, puede contener muchas frustraciones, desganos y dar ganas de tirar la toalla de una vez por todas.

Y si bien muchos creen que la creatividad es una condición innata, esta puede trabajarse. Para ello es recomendable realizar actividades como pintura, escritura creativa, diseño, o cualquier actividad que conlleve pensar en una propuesta original sobre algo.

En sí, la creatividad es la posibilidad que tiene la mente humana de solucionar problemas de forma original y eficaz. Y aquí, queda en evidencia que no importa a que ámbito de la vida cotidiana se esté refiriendo.

¿Quién tiene la capacidad de ser creativo?

Tal como se ha mencionado, cualquier ser humano, con el solo hecho de poder pensar e imaginar, tiene la capacidad de ser creativo. Aunque, no hay que negar que muchas personas parecen haberse olvidado cómo hacerlo. Esto, puede deberse a que, en el proceso de creación, perdieron alguno de estos cuatro pilares claves:

  • Motivación
  • Pasión
  • Disciplina
  • Valentía

Pero, si esto fue así, no todo está perdido, estas personas, deben re aprender a ser creativas con cursos de diseño, trabajando los cuatro puntos antes mencionados. Puede que una causa importante por la cual se haya esfumado esta capacidad, sea que esa solución que está intentando encontrar, no le produce ningún desafío ni estimulación.

La pasión ayuda a seguir por buen camino

La motivación es un punto clave, es lo que da el impulso para poner a trabajar las ideas e incentivar el proceso creativo. Es posible que el espacio en donde se encuentra no le permita desarrollar esa capacidad. Lo importante aquí es encontrar aquel elemento, que le haga desear hacer ese proceso.

Una vez encontrada la motivación, es la pasión la que ayuda a seguir por buen camino. Es aquello que lo volverá loco y motorizará la búsqueda por encontrar la solución que necesita. Cabe remarcar una vez más que no importa el ámbito en el que la persona se desarrolle, la posibilidad de ser creativo es posible en cualquier espacio de la vida humana.

La pasión será el motor que llevará a la persona a seguir intentando y no darse por vencido ante frustraciones. Y ahora, es el momento en donde la disciplina aparece. Aunque parezcan opuestas, esta y la creatividad, van de la mano.

Al fin y al cabo, como siempre dicen las abuelas: “persevera y triunfarás”. Todo conlleva un proceso de pruebas y errores, nada es mágico y nadie nace sabiendo.  Los cursos de diseño son la mejor alternativa para esto.

Por último, y no por ello menos importante, valentía para arriesgarse. Tirarse a la piscina y no saber si tiene agua, es una acción que requiere mucho valor. Exponer una solución creativa, puede ser muy difícil. Es posible apostar que el miedo al ridículo termine siendo una de las razones. Pero, la persona creativa comprende que de los errores se aprende, por eso logra evitar la frustración.

En conclusión, el proceso creativo debe de estar movilizado por la motivación, impulsado por la pasión, sostenido por la disciplina y dado a conocer gracias a la valentía de exponerse y enfrentar el fracaso.

Hablemos de los bloqueos creativos

Nada peor para un profesional del diseño, un escritor, artista, o cualquier persona que trabaje basándose en su creatividad, que presentar un bloqueo creativo. Quien lo haya sufrido alguna vez, sabe lo frustrante que pude ser. Esto empeora aún más si se le suma la presión de vivir de eso que no está saliendo.

Absolutamente todos, hasta las mentes más increíblemente creativas, sufrieron un bloqueo alguna vez en sus vidas. Si bien no hay que desesperar, si hay que ser conscientes de que es necesario salir de ese pozo, aunque parezca que no caerá ninguna propuesta original que pueda ayudar a remontar.

Lo importante en estos momentos, es ser lo suficientemente fríos para comprender que es sólo un estado y que pasará. De lo contrario, la persona se encerrará en un círculo vicioso en donde la preocupación por la falta de creatividad, terminará generando cada vez más inseguridad.

La mente se ocupa tanto en pensar en “lo mal que está” que no permite que otro pensamiento llegue. Por suerte, a lo largo del tiempo fueron surgiendo diferentes técnicas para poder sobrepasar este lapsus mental.

¿Diseño de la idea?

Como ya se ha mencionado varias veces, siempre que se desarrolle una actividad humana, cabe la posibilidad de aplicar el pensamiento creativo. Y, por supuesto, que el ámbito empresarial y de los negocios, no es la excepción.

El pensamiento creativo

Estos espacios se basan en la motivación por la innovación y el desarrollo humano. Están enfocados en el diseño de ideas que, por lo general no tienen que ver con un producto artístico.

Así crean propuestas que plantean soluciones a la vida de la sociedad, diseñan y rediseñan modelos de negocios, emprenden y crean marcas y empresas, entre otras brillantes ideas.

En estos espacios, se toma a la crisis la oportunidad para crecer, apaciguando una falencia persistente. Para conseguir llegar a estas ideas, es necesario tener en cuenta cinco puntos o pasos claves:

  • Investigación: En este paso del proceso es necesario ser empáticos, ya que este tipo de diseño está centrado en las personas, por eso es indispensable la capacidad de poder ponerse en el lugar del otro y conocer la real necesidad.
  • Definición: Tener poder de decisión para poder seleccionar la necesidad que hará reflotar la idea.
  • Ideación: Para estructurar el plan a llevar a cabo. Hay poner las neuronas en funcionamiento. En el trabajo en equipo, puede que la respuesta sea más fácil, el intercambio de ideas genera una competencia (en el buen sentido de la palabra) que incentive a desafiarse y encontrar la propuesta creativa que se está buscando.
  • Maquetación: El momento de hacer real la idea, bajarla al plano físico. Pensar en el diseño de un prototipo que le permita salir a andar.
  • Testeo: Finalmente hay que salir al campo de juego a probar que tan bien le va a la idea.

Una cosa debe tenerse en claro: esto es pura prueba y error. Nunca se es el primero, ni el último en fracasar en un proyecto. Hasta es muy posible que este, no sea el primer emprendimiento que no funcione como se espera y que haya que reestructurar y dar un giro de 180º.

Formas de motivar la creatividad

Hay diferentes actividades o técnicas pensadas para trabajar la creatividad. La lista es inmensa, una de las propuestas más conocidas y empleadas por las empresas, es la lluvia de ideas. Pero si se busca un proceso más individual, se puede optar por cuadernos creativos que obliguen a todos los días escribir un poco, o dibujar, es decir, a producir contenido de algún tipo.

Echar a andar la mente todos los días es un entrenamiento muy reconocido entre artistas. Seguro no es la primera vez que se escucha la expresión “estoy oxidado”. Justamente estas actividades tratan de evitar esa sensación de que uno quedó obsoleto.

Una cosa es segura. Cada persona es un mundo. Los procesos y capacidades son diferentes. Pueden probarse mil ideas antes de dar con la que a uno le genere el despertar de su lado creativo.

Además, es muy importante comprender que nada llega por arte de magia. Así que no debemos perder tiempo. Ejercitemos nuestras mentes y comencemos a diseñar nuestra idea creativa.

Ads Blocker Image Powered by Code Help Pro

Bloqueador de anuncios detectado!!!

Hemos detectado que está utilizando extensiones para bloquear anuncios. Por favor, ayúdenos deshabilitando este bloqueador de anuncios.