HUANUQUEÑOS DEL BICENTENARIO – Francisco Bernardo Pulgar Vidal

Musicólogo y compositor peruano. Maestro de la vanguardia musical peruana. Dos veces ganador del importante Premio “Luis Duncker Lavalle”.

DATOS PERSONALES: 

Nació en Huánuco el 12 de marzo de 1929 y falleció en Lima un 17 de enero de 2012.

Hijo de Francisco Pulgar Espinoza y de Eumelia del Carmen Vidal.

ESTUDIOS:

Inició sus estudios musicales en su juventud.

Entre 1943 y 1946 tomó clases de violín con Mariano Béjar Pacheco.

En 1947 comenzó clases de piano con Gustavo Leguía y en 1948 estudió Teoría y Solfeo con Carlos Sánchez Málaga.

Ingresó al Conservatorio Nacional de Música en 1949 para estudiar fagot.

En 1950 egresó de la doctoral de letras de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, casa de estudios donde posteriormente se graduó de abogado.

Pero sería la composición, vocación que desde temprana edad se había manifestado, la definitiva elección que centraría su carrera musical. Y fue así que entre 1951 y 1955, estudió composición con Andrés Sas.

EXPERIENCIA PROFESIONAL:

La década de los 50 marcó el surgimiento de una nueva generación de compositores en el Perú que estudiaban en el Conservatorio Nacional de Música, preocupados por la renovación del lenguaje musical y la definición de una estética nacionalista.

En 1954, obtuvo el Premio Nacional de Fomento a la Cultura “Luis Duncker Lavalle”, en el área de composición, con su Cuarteto de cuerdas Nº 1. Un año más tarde compuso los “Tres Poemas Líricos” para coro a capella, que es una de las obras más difundidas e importantes de la literatura coral peruana.

En 1957, viajó a Colombia y estudió en ese país fuga y dodecafonía con el compositor Roberto Pineda Duque.

En 1959, volvió a obtener el Premio “Luis Duncker Lavalle”, esta vez por su “Sonata para piano», siendo el primer compositor en la historia de aquel importante premio en obtenerlo dos veces.

En 1960, editó cinco libros suyos de música para enseñanza a nivel escolar, que fueron reeditados en varias oportunidades durante los siguientes 20 años.

Durante aquellos años, su personalidad creativa se consolidó y produjo obras como “Los Jircas” para coro a capella, “Detenimientos” para violín y piano y “Chulpas” para orquesta, una de las más importantes obras sinfónicas compuestas durante la década de los sesenta en el Perú.

En 1971 obtuvo el Premio Nacional de Composición por el Sesquicentenario de la Independencia del Perú, con la Cantata “Apu Inqa”, para recitador, soprano, coro y orquesta.

En 1981, obtuvo el segundo premio del Concurso de Composición Sinfónica, convocado por el Patronato Popular y Porvenir Pro Música Clásica, con su segunda sinfonía “Barroco Criollo”.

En 1983, obtuvo el Premio Nacional de Música de cámara con su Cuarteto de cuerdas Nº 3.

En 1995, el Instituto Nacional de Cultura le otorgó el Premio Nacional de Folklore “Kuntur”.

En 1996, fue comisionado por la Corporación Financiera de Desarrollo (COFIDE) para componer la “Sinfonía Nazca” y el “Modo Nazca”, en homenaje a esa importante cultura prehispánica.

La trayectoria de Pulgar Vidal fue impecable, encontró la manera de marcar siempre una estética nacionalista de fuerte arraigo en lo ancestral y andino, sin embargo, se pudo orientar y consensuar con lo universal.

Francisco Pulgar Vidal falleció el 17 de enero del año 2012, dejando un importante legado y un amplio catálogo de obras.

(Fuente: Biografía elaborada por José Quezada Macchiavello – Filarmonía)

Por: Iraldia Loyola