Expansión urbana descontrolada amenaza el legado arqueológico de Kotosh en Huánuco

Derecho de vía ignorado: Viviendas invaden áreas de dominio público desde 2006

La expansión urbana descontrolada en la carretera Huánuco-La Unión pone en peligro el complejo arqueológico de Kotosh y viola normativas territoriales. El fiscal César Gonzales denuncia la inacción de las autoridades locales ante esta grave situación que altera el paisaje y compromete áreas de dominio público.

En un escenario que raya lo absurdo, la carretera que conecta Huánuco con La Unión se ha convertido en un muestrario de ilegalidad y desidia gubernamental. El fiscal especializado en Materia Ambiental, César Gonzales, ha lanzado una contundente denuncia sobre la alteración del paisaje y el flagrante incumplimiento del ordenamiento territorial en una zona crítica cercana al valioso complejo arqueológico de Kotosh.

«Están alterando el ámbito paisajístico», declaró Gonzales, señalando directamente a la Municipalidad Provincial de Huánuco como la entidad responsable de fiscalizar y controlar esta situación. La gravedad del asunto se evidencia en la invasión de viviendas en áreas de uso y dominio público, violando el derecho de vía establecido desde 2006. 

El fiscal no escatimó en calificativos al describir el panorama: «Es una situación deleznable». La transformación de paraderos en viviendas improvisadas y la excavación ilegal de taludes son solo la punta del iceberg de un problema que amenaza con socavar no solo el patrimonio arqueológico, sino también la seguridad y el desarrollo ordenado de la región.

La crítica se extiende a otras entidades como Electrocentro, acusada de proporcionar servicios en zonas prohibidas. «Deben responder por ello», sentenció Gonzales, dejando claro que la complicidad institucional no quedará impune. El fiscal hizo un llamado urgente a la acción, recordando que la ley permite la recuperación extrajudicial de terrenos estatales sin necesidad de procesos judiciales prolongados.

Dato:

La situación pone de manifiesto la urgente necesidad de una intervención coordinada y decidida por parte de las autoridades competentes. La preservación del patrimonio cultural y el respeto al ordenamiento territorial no pueden seguir siendo letra muerta frente a la avaricia y la negligencia. El futuro de Kotosh y la integridad urbanística de Huánuco están en juego, y el tiempo para actuar se agota.