Exhuman restos de víctimas de sendero luminoso en Huánuco

En un significativo acto de justicia transicional, la Fiscalía Especializada en Derechos Humanos e Interculturalidad de Huánuco y Pasco llevó a cabo la exhumación de los restos óseos de dos ciudadanos asesinados por la organización terrorista Sendero Luminoso el 5 de abril de 1985. El evento tuvo lugar en el caserío Matapalo, perteneciente al centro poblado Cachicoto, distrito de Monzón, provincia de Huamalíes.

Las víctimas, identificadas como Cerilo Tebes Laberiano, de 20 años, y Lucio Meneses Rodríguez, de 24 años, fueron brutalmente asesinadas en un acto de violencia que marcó la comunidad local durante el conflicto armado interno en Perú. La diligencia fue dirigida por el Fiscal Adjunto Provincial, Elmer Rivera Godoy, con el apoyo de un equipo forense especializado y profesionales de la Dirección General de Búsqueda de Personas Desaparecidas.

Según los informes, ambos hombres fueron sacados por la fuerza de sus hogares por miembros de Sendero Luminoso y llevados a un área cercana donde secaban productos agrícolas como la coca y el café. Laberiano fue ahorcado en el lugar, mientras que Meneses sufrió torturas extremas antes de ser asesinado con un cuchillo. Estos actos no solo provocaron la muerte de estas dos personas sino también un desplazamiento forzado de sus familias y seres queridos, quienes tuvieron que abandonar sus hogares y pertenencias.

La exhumación no solo busca dar un cierre a los familiares de las víctimas proporcionando los restos para un entierro digno, sino también fortalecer el proceso de memoria histórica y asegurar que actos de violencia tan atroces no queden en la impunidad. La fiscalía sigue comprometida con la identificación y procesamiento de los perpetradores, además de la reparación a las víctimas del conflicto armado interno en Perú.