Escuela de Quilcayhuarín está a punto de derrumbarse

La Institución Educativa n.° 32287, fundada el 30 de marzo de 1971, en el centro poblado de Quilcayhuarín, provincia de Yarowilca, está a punto de derrumbarse, lo que afectaría a más de 40 alumnos y a sus tres docentes.

Las aulas y muro perimétrico hechos con tapial, enormes adobes de tierra apisonada, no cocido, que por efectos del último periodo de lluvias se han resquebrajado notoriamente, colocando en evidente peligro a alumnos y docentes por igual.

La directora Gladys Alcedo Reyes, presentó oportunamente su requerimiento al alcalde de Yarowilca y este lo derivó al COAR Huánuco, que, a su vez, previo informe situacional, lo presentó al Área de Formulación de Estudios de Preinversión (FEPI) del Gobierno Regional.

Entre tanta burocracia, les han respondido que el financiamiento para construir una nueva escuela de ladrillos y cemento demora seis meses y hasta entonces tendrán que esperar; mientras que la escuela puede derrumbarse en cualquier momento, ocasionando pérdidas humanas y materiales.

La solución ahora estará en manos del gobernador Juan Alvarado, quien ha sido profesor de educación primaria y conocedor de la realidad de las escuelas alejadas de la ciudad capital.

Los profesores piden que mientras se apruebe el financiamiento, construyan de inmediato varios módulos prefabricados para no detener la enseñanza, para lo cual ya han limpiado un espacio plano y seguro a 40 metros de la actual ubicación.