El monstruo de Lauricocha: Tío violó a sobrina desde los 7 años y ahora está fugado

En un caso que ha sacudido la comunidad de Lauricocha, el Juzgado de Investigación Preparatoria de Huánuco ha emitido una orden de prisión preventiva de 9 meses contra Elías Machado Luna, por la presunta comisión del delito de violación sexual en contra de su sobrina menor de edad. La decisión se basa en el requerimiento presentado por Augusto Lindorf Gayoso Ramos, fiscal provincial de la 1° Fiscalía Provincial Penal Corporativa de Lauricocha.

La historia de esta tragedia comenzó cuando la menor, identificada solo por sus iniciales B.C.L. y actualmente de 13 años, fue víctima de abusos sexuales en reiteradas ocasiones por parte de su tío paterno. Según los informes, el primer abuso se produjo cuando la niña tenía apenas 7 años, en el segundo piso de una vivienda en el Distrito de Rondos. Los siguientes incidentes ocurrieron cuando ella tenía 8 y 13 años, siendo el último en el caserío de Cochopampa.

El caso salió a la luz después de que la menor presentara problemas en su escuela, lo que llevó a una intervención del personal educativo y a una entrevista con un psicólogo. Durante esta sesión, la menor reveló que había sido objeto de violación sexual por parte de su tío dentro de su entorno familiar. Tras esta revelación, la escuela informó a los padres de la menor, quienes presentaron una denuncia ante las autoridades correspondientes.

La ubicación y captura de Elías Machado Luna fue ordenada por la jueza del Juzgado de Investigación Preparatoria de Lauricocha. La investigación contra Machado se inició en 2022, tras la denuncia de los padres de la menor. La víctima, en una entrevista única en cámara Gesell, narró detalladamente a las autoridades sobre las agresiones sufridas desde los 7 años de edad, identificando a su tío como el autor.

La gravedad de los hechos se vio corroborada por el informe del médico legista y el psicólogo, quienes certificaron la agresión sexual y reportaron la afectación psicológica de la víctima. Este caso resalta la importancia de la atención y acción rápida de las autoridades y las instituciones educativas frente a señales de abuso, así como la necesidad de proteger a los menores en entornos familiares y comunitarios.