EL MEJOR AÑO ¿EL QUE SE VA O EL QUE VIENE?

Por Willy Marcellini Ramírez 

 “Un día despertarás y descubrirás que no tienes más tiempo para hacer lo que soñabas. El momento es ahora. Actúa” (Paulo Coelho)

 

El día de hoy, ya a cierre del año o el inicio de otro, como mejor lo consideres, quiero salirme un poco del tema habitual -de las empresas y las finanzas-, y quiero tocar un tema que habla de nosotros mismos, de lo más importante, del que toma las decisiones detrás de las empresas o las finanzas, que sin él no existirían: Tú.

 Siempre los cierres de año, es un buen momento para cerrar los ciclos, para sacar conclusiones, para sacar lo mejor, de las experiencias, de lo vivido, para visualizar oportunidades y evitar las amenazas. Para corregir; para retroalimentarnos, y dejar lo que no nos ayuda. También es tiempo para visualizar lo que se viene, lo que nos depara el futuro, y la oportunidad de hacer que sea el mejor de todos nuestros años, el tiempo para cumplir nuestras metas, nuestros objetivos, y para trazarnos otros nuevos. Es tiempo de darte cuenta de que, si no te gusta lo que cosechas, analiza y cambia lo que siembras o la forma de cómo lo haces. Es tiempo de saber que las decisiones las tomamos nosotros y ahí nos exige que seamos acertados, para no dar pasos en falso, para no dar un paso adelante y dos hacia atrás. Pero más importante aún, que el pasado y el futuro, es el PRESENTE. Ese que es lo único real, el aquí y el ahora, mirar en exceso el pasado puede conducirte a la depresión, y mirar en exceso el futuro podría provocarte miedos, vivir el presente es estar en paz. No dejes que la tristeza de tu pasado y el miedo a tu futuro arruinen la felicidad de tu presente.

Lao Tzu, uno de los grandes sabios de la historia, nos decía “si estás deprimido, estás viviendo el pasado. Si estás ansioso, estás viviendo en el futuro. Si estás en paz, estás viviendo en el presente”. O como decía el maestro Oogway, de Kung Fu Panda “El ayer es historia, el mañana es un misterio, el hoy es un regalo; por eso se llama Presente”.

“Solo existen dos días en el año en que no se puede hacer nada. Uno se llama ayer y otro mañana. Por lo tanto, hoy es el día ideal para amar, crecer, hacer y principalmente vivir” son las sabias palabras de Dalai Lama. Quizás con los tantos problemas ¿hasta ya se olvidó de sonreír? Sonríe, la sonrisa en tu rostro no significará que tu vida necesariamente sea perfecta pero sí que aprecias lo que tienes y lo que Dios te ha bendecido. Vivir en el presente, es experimentar nuestra existencia, y personalmente es algo que aprendí con el tiempo, que las personas que disfrutan su tiempo y viven el momento son las que logran sentirse completas y felices.

Efectivamente, concentra tus esfuerzos en el presente, cuida el presente, porque en él vivirás el resto de tu vida. La vida es un gran regalo para nosotros y por eso debemos disfrutarla segundo a segundo. Encontraremos obstáculos, seguro que sí, pero que nos encuentre con ganas de enfrentarlo y vencerlo. Quizás pensarás que es muy cursi, pero debemos disfrutar de cada instante, a pesar de los problemas.

Por lo que aprendimos: No ignores el contexto ni tu circunstancia actual, asegúrate de que las bases estén firmes, siempre se realista -no peques de apariencias-, define un límite y cúmplelo, debes estar alerta con las promociones de ofertas y promociones, regala ahorro – inversión y, uno de los mejores, regala tiempo. Recuerda que “Lo que no se puede medir, no se puede gestionar” (William Pepperell), “Cuando no te adelantas a los problemas, siempre acaban alcanzándote” (Joaquin Lorente) y “La pobreza no se soluciona con dinero, se soluciona con educación financiera” (anónimo).

Atrévete siempre, nunca eres demasiado mayor (o joven) o pienses que es demasiado tarde para una nueva meta o un nuevo sueño. Realiza ejercicio físico, descansa adecuadamente, no abuses del alcohol y los cigarros, procura tener una alimentación sana y un límite de calorías y azúcares, mantén una actitud positiva, evita el estrés, la ansiedad, la depresión y los cambios emocionales. Recuerda también poner en práctica los principios de la ética: la honestidad, la justicia, la imparcialidad, responsabilidad, la diligencia, la prudencia, la confidencialidad y la transparencia, también en el campo empresarial y las finanzas para el manejo adecuado de las organizaciones. Que tu éxito se mida con cuánto aportaste favorablemente a la sociedad y que legado positivo dejas a las futuras generaciones.

Les doy las gracias a ustedes por tomarse su tiempo para leerme, y al diario Ahora por darme un valioso espacio de difusión de estos temas -que tanto me gustan- apostando en construir una mejor sociedad. Agradecido también de la vida y de Dios por las múltiples oportunidades, y deseo que la dicha y la prosperidad los acompañe siempre. Finalmente, les dejo con esta frase: “Tengo un pasado con el que aprendí mucho, un presente el cual lo vivo al máximo, y un futuro por soñar y construir”.

¡¡FELIZ Y PRÓSPERO AÑO NUEVO 2022!!.