El 2023 significó el año que se perdió la brújula en la ‘Bicolor’

La Selección Peruana de fútbol cierra un año difícil, lejos de los objetivos planteados en las Eliminatorias Sudamericanas para el Mundial 2026. Tras un ciclo que prometía continuidad y éxito, la ‘Bicolor’ se vio obligada a interrumpir el mandato de Juan Reynoso, reemplazándolo por Jorge Fossati, en busca de un cambio de rumbo tras resultados decepcionantes.

El equipo, que rozó la clasificación al Mundial de Catar 2022, inició el año lleno de esperanzas. Sin embargo, los desafíos comenzaron con derrotas en amistosos contra equipos de calibre mundial como Alemania y empates sin goles frente a Marruecos. La situación no mejoró en los partidos oficiales, donde las dificultades se hicieron más evidentes.

Las primeras jornadas de las Eliminatorias Sudamericanas reflejaron un equipo en apuros, con empates y derrotas que dejaron a Perú en las últimas posiciones. Los problemas se acentuaron con la falta de gol y la incapacidad de generar jugadas peligrosas, lo que llevó a cuestionamientos sobre la dirección técnica y la convocatoria de jugadores.

El cambio de entrenador busca revitalizar la selección y prepararla para enfrentar los próximos desafíos con una nueva estrategia y mentalidad. La llegada de Fossati, un técnico con experiencia y conocimiento del fútbol sudamericano, representa una esperanza para la afición peruana que anhela ver a su equipo competir con honor y éxito en las futuras competiciones.

El 2024 será un año decisivo para la Selección Peruana, que deberá trabajar arduamente para recuperar su forma y confianza, y así, aspirar a una plaza en el próximo Mundial. Con un nuevo técnico al mando y una reestructuración en el horizonte, la ‘Bicolor’ busca dejar atrás un año para el olvido y escribir un nuevo capítulo en su rica historia futbolística.