Editorial. Ganándose el cariño

El club de fútbol Alianza Universidad de Huánuco ha sabido ganarse el respaldo popular. El público huanuqueño está ávido de ver fútbol grande y de satisfacciones y siempre con deseos de espectar buen fútbol, como nos acostumbró en épocas pasadas el equipo del León de Huánuco.

Al margen del resultado del día lunes, el equipo del Alianza UDH realizó un papel aceptable en su debut. Recordemos todas las limitaciones que han tenido. Pocos partidos de entrenamiento con otros equipos, poco tiempo para armar el equipo, recursos económicos limitados, al igual que infraestructura, etc. Sin embargo, el recibimiento del público la noche del lunes en el estadio Heraclio Tapia, fue de las más maravillosas experiencias que este equipo de jugadores han podido tener. El estadio casi lleno y bien iluminado, así como el permanente apoyo del público huanuqueño con cánticos, olas y hurras, fue propicio para  crear un ambiente adecuado para la noche de debut. Fue un gran regalo para el equipo azulgrana.

El empate tal vez no fue el resultado esperado para la afición, pero fue suficiente para salir contentos del coloso del Heraclio Tapia; y cuando hablamos de afición es necesario remarcar muy pocas veces hemos visto una hinchada plenamente identificada con el cuadro  azulgrana.

Se ha ganado el respeto y cariño del público en base a su esfuerzo y sacrificio de sus directivos y jugadores. Es necesario remarcar y aplaudir los miles de hinchas de Amarilis que desde el partido que jugara con el Boys en el denominado complejo deportivo despertarán su apoyo y aliento a la camiseta azulgrana. Nos imaginamos que los directivos deben estar contentos, pero falta mucho para estar satisfechos. No todo será color de rosa, pues el camino es largo y pedregoso. El campeonato tiene 3 certámenes y se tiene que caminar de a poco.