Editorial. Diálogo sin avances

La crisis política nacional está lejos de solucionarse. El enfrentamiento entre el ejecutivo y el intransigente legislativo continúa. Aparentemente, a los congresistas y líderes de los partidos políticos no les interesa que hayamos cambiado cuatro presidentes y media docena de ministros del interior en un solo mes. Ahora, estarían detrás de las protestas en el sur y norte del país.

Afortunadamente, ese parece no ser el caso en Huánuco. Donde la protesta liderada por nuestros hermanos campesinos está siendo motivada por otras razones.

Hace casi tres años, con el gobierno de PPK, se aceptó pagar a los agricultores por sus cosechas, y vaya que fue un grave error. Un error porque fue la salida más fácil en ese entonces y no brindaba una solución a mediano y largo plazo, por el contrario solo empeoraba el panorama como se aprecia ahora.

Por su parte, el gobierno regional de turno realizó ofrecimientos inalcanzables y poco realistas que no se han podido ni podrán cumplir. Definitivamente, que sí existe la intención de dialogar por parte de la institución. El encargado de conflictos sociales les ha solicitado tiempo para que los técnicos puedan analizar la situación y ofrecer otras opciones más realistas; sin embargo, los productores están cansados de las palabras y ver que deseen acciones inmediatas.

Por su parte, el gobernador regional Juan Alvarado, se encuentra en la ciudad de Ayacucho, donde se realiza la reunión de gobernadores con los ministros de Estado. Ante esto, los productores han recalcado que continuarán con su protesta hasta que llegue Alvarado.

Solo esperamos que se pueda solucionar esta situación lo más pronto posible y no se llegue a la violencia bajo ningún motivo. Entendemos que se ha entablado una mesa de diálogo pero sin mayor logro.