Disrupción tributaria

CPC. Mto. César Augusto Kanashiro Castañeda

La globalización y el rápido progreso tecnológico post pandemia COVID-19, hace vulnerable las transformaciones de las estructuras empresariales, por ejemplo, las ventas masificadas por Internet, y la administración tributaria (SUNAT) debe estar a la altura de estos cambios y proponer cambios en el sistema tributario. Tal se puede esperar y ver como es el comportamiento de las empresas, antes de planificar y pensar estrategias, en ambientes cambiantes (negocios por Internet) que cada día las empresas realizan.

La función tributaria actual debe comprometerse a predecir y proponer soluciones para mitigar el impacto y aprovechar las oportunidades con la finalidad de ampliar la base tributaria y de esta manera mejorar la recaudación y combatir la evasión tributaria.

Actualmente, vemos que todas las empresas van adecuando sus estrategias ante escenarios como la nube o inteligencia artificial, así las decisiones comerciales, incluidas las tributarias a una serie de factores internos y externos a la organización, por un lado, todo lo relacionado con el uso del Internet en los negocios representa un desafío para la SUNAT y por ende debe repensar sus procesos y funciones tanto de recaudación como de fiscalización

Si bien existen variables que no se pueden controlar, no hay duda que influyen en las estrategias tributarias y en pago de los impuestos, por lo que es fundamental estar preparados ante un escenario incierto, por ello la SUNAT en base a experiencias de otras administraciones tributarias latinoamericanas debe adaptar sus funciones y requerimientos del entorno y proponer acciones que faciliten adaptarse ante imprevistos fuertemente disruptivos.  

La información no se usa o presenta de la misma manera cuando cambian los sistemas tributarios, por lo tanto, el primer paso antes de una modificación es evaluar e identificar cualquier déficit en los datos. 

Ahí nace la interrogante ¿Quién será el responsable de producir y gestionar los nuevos datos que requerirá la Administración Tributaria o, en general, la función fiscal? Responder a esta interrogante implica una colaboración constante y fluida con otras áreas de la empresa, para asegurar que los datos necesarios estén siempre disponibles y sean confiables y consistentes.

Por otro lado, las transformaciones suelen generar inquietudes que van más allá de asuntos técnicos o profesionales. Las personas suelen tener una reticencia y miedo comprensible al cambio, por lo que resulta crucial tener una comunicación clara, frecuente y proactiva. No solo de arriba hacia abajo, sino una que también permita que los empleados expongan sus dudas y preocupaciones.

La función tributaria debe tener un lugar en la mesa de decisiones cuando las circunstancias cambian, y colaborar de manera continua con las demás funciones o áreas clave del negocio. Todo planeamiento estratégico debe ir de la mano con el planeamiento fiscal, incluyendo un mapeo de las zonas de riesgo para la compañía. Asimismo, se debe tener claro quién se hará responsable de cada tarea, de manera que, llegado el cambio, la toma de decisiones pueda partir de una política clara y un criterio bien establecido de gobernanza.

Si bien todos los puntos antes mencionados facilitan el proceso de adaptación al cambio, ningún plan de acción es posible sin una evaluación consciente. ¿Se tienen todas las capacidades, recursos e información para actuar ante un evento disruptivo? ¿Es posible determinar rápidamente el impacto financiero y las nuevas responsabilidades fiscales? 

Se necesita un enfoque proactivo que parta de una evaluación honesta del lugar en el que se encuentra la organización y las áreas que deben fortalecerse. Muchos países están revisando sus sistemas tributarios, lo cual afectará el planeamiento comercial. Por ejemplo, India, Arabia Saudita y los Emiratos Árabes Unidos introdujeron el IVA en 2018.

En nuestro país, desde hace algún tiempo, ya, se vienen implementado nuevas obligaciones de reporte y control de las operaciones comerciales de las empresas y del cumplimiento de sus obligaciones tributarias como son los comprobantes de pago electrónico, la presentación electrónica de los libros contables, la presentación de las obligaciones tributarias mensuales y anuales, la atención por mesa de partes brutal la fiscalización electrónica entre otros. 

Acciones que por ahora son un sobrecostos a las empresas que necesitan realizar inversiones en adquirir o cambiar herramientas y sistemas para poder afrontar estas transiciones. 

Las funciones tributarias más ágiles se caracterizan por tener herramientas y experiencias integrales de análisis de datos, la habilidad para predecir futuros escenarios, estructuras de gobierno bien arraigadas y un marco integral de riesgo fiscal.

Ads Blocker Image Powered by Code Help Pro

Bloqueador de anuncios detectado!!!

Hemos detectado que está utilizando extensiones para bloquear anuncios. Por favor, ayúdenos deshabilitando este bloqueador de anuncios.