Disminuye agua potable por alta turbidez del río Higueras

La alta turbidez del río Higueras, registrada desde la madrugada hasta el mediodía de ayer, trajo consigo la disminución de la producción de agua potable de 400 litros/segundo a un 50 % de la capacidad de la planta de tratamiento de Cabritopampa, explicó el gerente general de SEDA Huánuco, José Luis García Cardich.

“Consecuencia de esta medida adoptada disminuyó la producción y la presión hacia las partes altas de los edificios que deben haber sufrido las consecuencias de no contar con agua potable durante la mañana, lo que debe haber motivado el lógico malestar de las familias por no contar con el servicio por la alta temperatura que se generó”, expresó.

Indicó que alrededor del mediodía, la situación fue mejorando con la disminución de la turbidez, lo que permitió al personal especializado mejorar los índices de producción de agua potable, garantizando a través de las mediciones permanentes, que los niveles puedan alcanzar los permitidos para consumo humano, por lo cual en horas de la tarde se esperaba recuperar la habitual producción.

Esta situación se puede repetir en cualquier momento en la temporada de lluvias que se prolongará hasta fines de marzo, lo que significa que nuevamente afectará la producción y disminuirá el servicio a la población y en casos extremos puede llevar al corte total.

Recomendaciones

Tomar precauciones almacenando agua potable en baldes y vasijas limpias para afrontar cualquier eventualidad. El agua potable almacenada debe ser cambiada cada cierto tiempo para cautelar que no haya riesgos de contaminación.

La turbidez

Según el reporte de la madrugada, el grado de turbidez del río Higueras era tan alto que superó con facilidad las 10 000 unidades nefelométricas de turbidez (NTU) motivando que al canal y a la tubería de conducción que llevan agua cruda a la planta de tratamiento de Cabritopampa, ingrese más barro que agua. Según expertos consultados, las plantas de tratamiento procesan agua potable con agua cruda entre 500 a 1 000 NTU, no tratan barro ni lodo, solo agua cruda con parámetros estandarizados a nivel internacional.

La Organización Mundial para la Salud (OMS), señala que la turbidez del agua para consumo humano no debe superar en ningún caso las 5 NTU, y estar idealmente por debajo de 1 NTU.