DIRIN advierte alto riesgo en visita de Boluarte a Ayacucho y otras regiones

La Dirección de Inteligencia de la Policía Nacional de Perú (DIRIN) había advertido sobre el alto riesgo de la visita de la presidenta Dina Boluarte a Ayacucho y otras regiones afectadas por las protestas antigubernamentales, según un informe revelado por «Hildebrandt en sus trece». A pesar de estas advertencias, Boluarte procedió con su visita, lo que resultó en un incidente violento donde fue agredida físicamente.

Durante un evento en Ayacucho, Ruth Bárcena y Ilaria Aimé, familiares de las víctimas de las protestas, confrontaron a la presidenta, con Aimé llegando a jalarle el cabello. Este suceso llevó al cese de varios altos funcionarios, incluido el titular de la Dirección Nacional de Inteligencia (DINI), Roger Arista, el jefe de la Policía Nacional (PNP), Jorge Angulo, y el jefe de la Casa Militar del Palacio de Gobierno, Miguel Martín Kuan. La salida de Arista fue supuestamente una exigencia del hermano de la presidenta, Nicanor Boluarte, quien enfrenta investigaciones por corrupción y tráfico de influencias.

El informe también sugiere que el despido de Angulo buscaba desmantelar el equipo liderado por el general Harvey Colchado, de la Dirección de Delitos de Alta Complejidad (DIVIAC) y coordinador del Equipo Especial Contra la Corrupción en el Poder (Eficcop). El exjefe policial reveló intentos previos del ministro del Interior, Víctor Torres, de retirar a Colchado del servicio.

El gobierno ha anunciado un posible viaje de Boluarte a Puno para la celebración de la Virgen de la Candelaria, a pesar del rechazo de víctimas y organizaciones regionales. En Juliaca, Puno, se registró la jornada más sangrienta de las protestas del año pasado, con 18 muertes en enfrentamientos. Raúl Samillán, presidente de la Asociación de Mártires y Víctimas en la Protesta Juliaca-Puno, advirtió contra la visita de Boluarte, afirmando que aumentaría el dolor y el odio en la región