Crisis de seguridad en Huánuco: Dos ataques con dinamita y balazos conmocionan a la comunidad

Tienda Yolu y Restaurante Olla de Barro en la mira de delincuentes

La ciudad de Huánuco vive momentos de tensión y preocupación tras dos incidentes violentos que sacudieron la tranquilidad de la comunidad en la madrugada del 13 de octubre. En un primer ataque, la tienda de zapatillas Yolu, propiedad de Jordi Picón Andrade y Luciana Luyo, fue objeto de disparos y el uso de dinamita. Horas más tarde, el restaurante Olla de Barro también sufrió un ataque similar con material explosivo.

Ambos incidentes ocurrieron en circunstancias parecidas y fueron perpetrados por individuos a bordo de una motocicleta negra, uno de los cuales estaba vestido como obrero de construcción civil. La policía está investigando la posibilidad de que ambos ataques hayan sido llevados a cabo por los mismos delincuentes.

En el caso de la tienda Yolu, el ataque dejó daños materiales significativos, incluyendo cinco disparos en el segundo y tercer piso del edificio y una carga de dinamita que dañó la mampara de la tienda. A pesar de los daños, la familia se encuentra bien. «Lo material se recupera trabajando, lo más importante es que estamos bien», señaló Luciana Luyo.

Este incidente se produce en un contexto en el que la pareja ya había sido víctima de extorsión durante 45 días. «Nos llamaban haciéndose pasar por el tren de Aragua. Entregamos audios y llamadas a las autoridades, pero el caso fue archivado», lamentó Andrade.

Por su parte, el restaurante Olla de Barro también sufrió daños materiales, aunque no se reportaron heridos. Las autoridades han intensificado las medidas de seguridad y están revisando las grabaciones de las cámaras de vigilancia para identificar a los responsables.

Estos incidentes han generado una gran preocupación entre los residentes y comerciantes de la zona, quienes exigen una respuesta rápida y efectiva por parte de las autoridades. «Le pido a las autoridades que esta vez no archiven mi caso. Tenemos que llegar hasta las últimas consecuencias», enfatizó Luciana Luyo.

Con estos dos incidentes, la tensión en la comunidad ha aumentado significativamente. Las autoridades están tomando las medidas necesarias para garantizar la seguridad y dar con los responsables de estos actos delictivos.

Dato:

La policía ya ha iniciado las investigaciones y se encuentra recogiendo pruebas, incluidas huellas dactilares y las balas que penetraron en el edificio de la tienda Yolu. Sin embargo, la familia vive en un estado de alerta y temor. «No hemos dormido casi nada. Toda la madrugada estuvo la policía aquí haciendo averiguaciones», concluyó Andrade.