Crear, repensar, narrar y vivir con FhE

El arte nos permite muchas veces repensar nuestra realidad, grabar memorias de lo que fueron y son las sociedades, en pintura, acuarela, óleos, o grabados, como lo hacían nuestros antepasados en las pinturas rupestres. O como desde hace unos días, lo vienen haciendo los estudiantes en el Laboratorio Gráfico Fhe, de Luis Torres.

En una temporada tan difícil como nuestros días, tres artistas plásticos peruanos de talla internacional como lo son Antonio Paucar (Huancayo), Luis Torres (Lima) e Israel Tolentino (Huánuco), han encontrado un espacio en su recargada agenda para compartir experiencias con un grupo de estudiantes de la Institución Educativa Ricardo Flórez Gutiérrez Quintanilla de Tomaykichwa.

Este laboratorio gráfico, como ya lo explicó Israel Tolentino, permite reflexionar sobre lo contemporáneo a partir de la vivencia y vuelta de mirada hacia nuestra comunidad nativa. La palabra FhE, escrita de esta forma, es la unión entre la FE en el significado de creencia, pero es también FE, en el homenaje al artista mexicano Felipe Ehrenberg (México) reconocido por su labor e investigación pionera con sus trabajos no ortodoxos, como el “Libro de artista” y FH, pensado en Felipe Huamán Poma de Ayala (Ayacucho 1534 – Cusco 1615) de estirpe Yarowilka, considerado el primer cronista de la conquista, narrando en una original forma entre el dibujo y la escritura, personaje crucial para entender la mirada de los primeros años de la conquista desde la óptica indígena, del conquistado. 

Para el anfitrión Israel Tolentino, este laboratorio visto desde la perspectiva plástica visual, es una reflexión sobre la construcción y producción del objeto artístico. Cuyo punto importante es empoderar y proponer un proceso creativo afianzado en la tradición, buscando indagar procesos que escapen esos límites académicos.

Luis Torres, artista visual de grabado, ha dictado los talleres de grabado y libro de artista que ha permitido a los estudiantes conocer, y sobre todo, ha generado mucha expectativa en ellos, por el proceso corto de trabajo y por el uso de materiales accesibles.

“Ha sido la oportunidad de poder poner en práctica estrategias de grabado, de prácticas tradicionales como la gráfica, pero lo interesante es que muchos de los materiales que hemos empleado han sido pensados a partir del contexto que nos ha presentado Tomaykichwa, la urgencia era poner en juego qué tan difícil podría ser hacer un grabado no en un espacio central, sino en un espacio como esto y se ha logrado. Sobre todo, a partir de los alumnos las propuestas visuales han sido muy interesantes”, ha comentado Luis torres.

El grabado tradicional tiene materiales y herramientas que suelen ser muy costosos, por ello, se ha pensado en opciones alternativas, y es a partir de esos materiales accesibles que los alumnos han encontrado empatía. “No se les ha sido tan complejo que se les presente un objeto raro y a partir de eso complicarse. Sino eran objetos que para ellos era fáciles de conseguir, todo ese tipo de situaciones ha hecho que el taller sea mucho más práctico y creo que lo importante también fue que el dibujo sea libre, esa suerte de libertad sobre la técnica y no pensar que ellos se van a formar como grabadores, sino pensar que en la práctica del arte hay un valor humano y eso es lo importante, ha recalcado Luis Torres.

“Hemos llegado acá con la mirada de hacer algo, el paisaje de Tomaykichwa, la forma como cae la luz sobre el espacio, el tiempo detenido, nos ha hecho repensar muchas cosas, tuvimos la oportunidad de visitar la zona alto andina en Yacus, y hemos visto cosechas de papas nativas, son situaciones que nos han generado mucho más diálogo sobre la necesidad de hablar desde lo local, particularmente, me he reencontrado con mis raíces huanuqueñas, mi madre es de Huánuco, ese tipo de situaciones me permite repensar que no va  haber un final en este proyecto, si no va  haber continuidad, en esencia lo que viene es seguir explorando;  esta vez a partir de los trabajos de los artistas Israel Tolentino, Antonio Paucar y yo”, expresa finalmente Luis Torres, ganador de la Medalla de Oro en la XVII Bienal Internacional de Grabado Contemporáneo, Museo de Bellas Artes ROC de Taiwán.

Como ya hemos mencionado líneas arriba, son parte de este laboratorio artistas reconocidos a nivel nacional e internacional, con un peso específico en los planteamientos que el Perú como nación y cultura, ofrece a Latinoamérica dentro de las artes plásticas y visuales contemporáneas.

Por: Iraldia Loyola