Consumo de gaseosas aumenta riesgo de padecer insuficiencia renal

El consumo de gaseosas, bebidas azucaradas o beber poca agua durante el día puede duplicar el riesgo de desarrollar una enfermedad renal crónica, lo que representa un peligrosa comorbilidad en pacientes con COVID-19, según el Dr. Víctor Meneses Liendo, nefrólogo del hospital Edgardo Rebagliati del Seguro Social de Salud (EsSalud).

“Las gaseosas tienen una excesiva cantidad de azúcar en su composición, lo cual favorece la aparición de diabetes, obesidad e hipertensión arterial. Estas bebidas tienen una concentración importante de sodio que también favorece para la aparición o perpetuación de la hipertensión arterial, dando paso directo a la enfermedad renal”, advirtió el especialista de la entidad.

“En un paciente con insuficiencia renal crónica, es decir, que ya tiene un daño previo a la infección por coronavirus, la posibilidad de complicaciones, de hospitalización o muerte es 10 veces más”, agregó.

Asimismo, mencionó que no solo los adultos mayores tienen el riesgo de convertirse en pacientes renales, sino también personas jóvenes. Estas malas prácticas pueden significar un daño irreparable: van perdiendo su capacidad de eliminar sustancias tóxicas.

EsSalud recalcó el consumo de ocho vasos de agua al día, lo que no significa que esta sea solo agua pura. “Cuando hablamos de agua, estamos hablando de un líquido exento de azúcar y sodio, no solo puede ser agua pura, sino también una infusión. Bebidas que podemos tomarlas como agua de tiempo”, recomendó el nefrólogo.

Lea También:

Más de 3900 personas sufren de diabetes en Huánuco

La buena alimentación como herramienta clave para prevenir el COVID-19