Consumo de drogas y alcohol en los adolescentes

La adolescencia es un período de cambios, que representa el paso de la infancia a la edad adulta. A lo largo de esta transición tan delicada, los jóvenes son especialmente vulnerables a todo tipo de tentaciones, consumo de drogas y alcohol en los adolescentes es una posibilidad latente.

A causa de los cambios físicos, psíquicos y emocionales que atraviesan los jóvenes  esta fase de cambios, son característicos el gusto por los riesgos y excesos, la atracción hacia lo prohibido y el deseo de experimentar.

Hoy en día, además de la precocidad en la vida sexual, este período de experimentación involucra el consumo de drogas, tanto legales como ilegales.

Qué sustancias consumen

En la actualidad hay una gran variedad de estupefacientes a nuestro alcance. Entre ellos,

Lo que más consumen los adolescentes son:

– Alcohol (cervezas, cocteles, vinos entre otros).

– Tabaco (cigarrillos).

– Cannabis (marihuana o hachís), comúnmente denominada porro, maría, hierba, otros.

– Anfetaminas, como el éxtasis o el MDMA (3,4-metilendioximetanfetamina).

– Ketamina, un inhibidor anestésico.

En general, el consumo de alcohol y estupefacientes entre los jóvenes es consecuencia de factores sociales, como la necesidad de complacer a los amigos. También existen factores psicosociales, como la búsqueda de sensaciones, el deseo de transgredir, además de la necesidad de sobrellevar sentimientos de angustia o emociones negativas.

Todo esto expone a los adolescentes a la adicción. Un estudio, llevado a cabo en  demostró que los adolescentes que consumen cannabis o alcohol, corren el riesgo de desarrollar dependencia a estas sustancias en la edad adulta. Los resultados de esta investigación probaron que un 32% de adultos jóvenes que padecían alguna dependencia, especialmente ligada a cannabis, cigarrillos o alcohol, ya consumían estas sustancias durante la adolescencia.

Alcohol

El consumo de alcohol representa un caso especial. Esta sustancia psicoativa se considera droga porque puede provocar dependencia, estimulación y depresión del sistema nervioso central.

Aún así, mientras que otras drogas son ilegales, el alcohol, al igual que el tabaco, todavía es una droga legal. Es por ello que ninguna ley prohíbe su adquisición o consumo. Y, si bien en la mayoría de los países está prohibida su venta a menores, los adolescentes lo consiguen con facilidad en fiestas, gracias a amigos o parientes mayores.

Las posibles consecuencias del consumo de drogas

La adolescencia se caracteriza por el exceso y esto se refleja en el consumo de alcohol y estupefacientes. Se podrían nombrar, por ejemplo, tendencias tan peligrosas como el consumo intensivo de alcohol, comúnmente llamado botellón (o binge drinking en inglés), cuyo objetivo es alcanzar rápidamente un estado de embriaguez, mediante un consumo puntual y excesivo.

Además de que puede crear dependencia, el consumo excesivo de drogas conlleva graves consecuencias y expone a los jóvenes a peligros numerosos. Ante todo, afecta directamente al desarrollo, puesto que el adolescente todavía no ha alcanzado la vida adulta. El desarrollo físico y psíquico todavía está en proceso.

La Unicef declara que cada año fallecen 1,4 millones de jóvenes de entre 10 y 14 años. Las causas de muerte más frecuentes son los accidentes de tránsito y las caídas (en montañas, piscinas vacías, etc.) posteriores al consumo de alcohol y otras drogas.

El consumo de drogas puede llevar a cometer suicidio, ya sea por sobredosis o por inducción al acto.

Otra consecuencia nociva derivada del consumo de drogas es el riesgo de contraer VIH/SIDA. Cuyas causas son la utilización y/o intercambio de jeringuillas contaminadas. Las prácticas sexuales de riesgo sin ninguna protección contra las ITS (enfermedades de transmisión sexual).

Desde la óptica de protección del estado de bienesta, interés superior del menor, nos encontramos ante un problema que requiere la intervención de los Estados y de la sociedad. Siempre dentro de los límites del respeto y la aplicación de la Convención internacional sobre los derechos del niño y de la niña.

Se hace un llamamiento especial a los adultos, especialmente a los padres de familia, para que creen un entorno favorable con los jóvenes, en el que haya un diálogo abierto y positivo basado en la escucha, la comprensión y la comunicación. Una buena red profesional, un círculo fiable de amigos y un ambiente familiar estable, son factores de protección indispensables para que, entre los jóvenes, exista una óptima recepción de las campañas de prevención.

Te podría interesar

¿Es el café bueno para la salud?

 

 

 

Ads Blocker Image Powered by Code Help Pro

Bloqueador de anuncios detectado!!!

Hemos detectado que está utilizando extensiones para bloquear anuncios. Por favor, ayúdenos deshabilitando este bloqueador de anuncios.