Compromisos pendientes y el desarrollo de Huánuco

La reciente visita del ministro de Transportes y Comunicaciones, Raúl Pérez, a Huánuco, ha despertado un renovado pero cauteloso interés entre los ciudadanos y autoridades regionales. Anunciando una inversión sin precedentes, el ministro se comprometió a la realización de proyectos viales de envergadura, cruciales para el desarrollo y la integración regional. Sin embargo, la experiencia ha enseñado a los huanuqueños a recibir tales promesas con una mezcla de esperanza y escepticismo.

El esfuerzo por mejorar la vía Cerro de Pasco – Huánuco – Tingo María y la carretera central, junto con la propuesta de una ruta alternativa que evite los excesivos desniveles de Ticlio, son esenciales no sólo para la logística y el comercio, sino también para la seguridad de los viajeros. Además, se plantea la construcción de un corredor vial que conectaría a Huánuco con otras provincias, facilitando así el transporte de productos agrícolas y reduciendo los costos y el tiempo de tránsito.

Sin embargo, este diario, como voz de la comunidad, no puede dejar de expresar su inquietud. A lo largo de los años, hemos sido testigos de innumerables promesas incumplidas y proyectos olvidados, que han marginado a nuestra región y a su gente. Y hablamos no solo de autoridades nacionales, sino tambien locales y regionales.  No podemos ignorar la necesidad de una fiscalización eficaz y una rendición de cuentas transparente. 

Por decir, la obra del puente San Sebastián se ha convertido en un símbolo de la discrepancia entre el anuncio de logros y la realidad percibida por quienes ejercen la vigilancia democrática.

El papel de los regidores es fundamental y no debe ser visto como una molestia para las administraciones, sino como una garantía de que se trabaja en favor de Huánuco. El cuestionamiento y la supervisión son actos de responsabilidad y no deben ser interpretados como actos de hostilidad política. Dicho esto, las autoridades y sus equipos deberían de reconocer que el escrutinio público es un pilar de la gestión transparente y del progreso.

Desde este medio, hacemos un llamado al ministro Pérez y al gobernador Antonio Pulgar para que conviertan sus promesas en acciones. Huánuco ya no puede permitirse ser postergado en el desarrollo nacional. Nos hacemos eco de la necesidad de un cambio tangible que sea evidente en cada carretera construida, en cada puente terminado y en cada viaje seguro por nuestras rutas. La concreción de estos proyectos es una deuda pendiente con Huánuco, y no descansaremos en nuestra labor de informar y fiscalizar hasta que esa deuda sea saldada.