Colaboradores eficaces

La transcripción formal del interrogatorio a Jorge Barata ha causado revuelo. No solo hace referencia a todos los líderes de los partidos políticos del Perú, sino también a sus bancadas. Hay que tener en cuenta Barata se acogió al pedido de colaborador eficaz para evadir la cárcel. Esto significa que es un “delator premiado” de la justicia brasileña, por lo tanto debe probar lo que dice y no incurrir en mentira u omisión porque perdería el beneficio.
Curiosamente, días antes de conocer esta versión oficial del ex máximo jefe de Odebrecht en el Perú, Keiko Fujimori apareció ante la prensa para asegurar que ella no conocía a Barata, que nunca se reunió con él, y mucho menos que había recibido dinero alguno para su partido. Sin embargo, la señora mintió. El mismo Barata la desmiente. No solo Keiko conoce a Barata y se reunió o compartió con él en varias oportunidades, sino que también recibió varios aportes para su partido como para la fundación que dirigía.
Según Barata, Fuerza Popular recibió a través de Jaime Yoshiyama un total de 1.2 millones de dólares para la campaña política de 2011. Durante esa misma campaña, el partido de Ollanta Humala recibió de Odebrecht 3 millones de dólares. Aporte por el que él y su esposa Nadine se encuentran actualmente en prisión.
No es de sorprender que ahora, Horacio Cánepa, el que hiciera de abogado del diablo en los arbitrajes del estado contra Odebrecht, esté buscando un acuerdo judicial para delatar a quien fuere con tal de no ir a la cárcel. Ya informó sobre los 500 mil dólares que la empresa brasileña aportó para la campaña de Lourdes Flores.
El tema es que estos aportes no fueron contabilizados justamente para evitar ser rastreados. Sin embargo, con voluntad y con tecnología actual no sería problema rastrear el dinero. De realizarse un trabajo serio por parte de las autoridades administradoras de justicia, la gran mayoría de políticos corruptos deberían estar presos muy pronto. Al menos eso sucedería en un mundo ideal.